web analytics

La cagada de Rocío Flores en Instagram por la que ya está perdiendo anunciantes

Sus seguidores no dan crédito del último descuido de la joven en redes.

Después de la emisión del último capítulo de la docuserie de Rocío Carrasco, como era de esperar, volvió a avivarse la polémica. Al igual que con las primeras entregas, el testimonio de Rociíto volvió a dejar estupefactos a los espectadores.

Está claro que, dejando de lado a Antonio David Flores, las personas que han sido más afectadas más el contenido de la docuserie son sus hijos Rocío y David Flores. Los jóvenes llevan casi toda su vida lidiando con la batalla de sus padres, pero nunca antes lo habían hecho de una forma tan mediática.

Como muestra del escrutinio al que se están viendo sometidos, el otro día en Sálvame contactaron con un experto en redes sociales para analizar en detalle los perfiles sociales de Rocío Flores. Por lo visto, uno de los efectos colaterales de la docuserie ha sido que la joven ha aumentado notablemente el número de seguidores en sus redes sociales.

Esto es porque muchas personas, empujadas por el morbo y la curiosidad, han querido conocer mejor la vida de Flores. Para ello, se han lanzado a seguirla y consumir diariamente todo aquello que va publicando.

Lo cierto es que Rocío es muy activa en redes y suele cuidar mucho su contenido. Se nota una gran diferencia entre las primeras fotos que publicó, y las que sube en la actualidad. En estas últimas, luce maquillajes de excepción, estilismos muy cuidados y vídeos que venden una vida de rica.

El experto que contactó con Sálvame dijo que muchas marcas y empresas ven en la joven una muy buena oportunidad, por el tipo de seguidores que tienen. Tanto que estarían dispuestos a pagar hasta cuatro mil euros por cada una de las fotos que suba la joven promocionando sus productos.

Pero para que esto funcione, es importante que Rocío Flores sepa transmitir muy bien la filosofía de las marcas para las que trabaja. Además, tiene que conocer muy bien el producto, aunque nunca lo haya utilizado.

Está utilizando a su hermana.

Sin embargo, una de sus últimas publicaciones ha sido considerada un error garrafal por sus seguidores. Tanto, que podría hacerle perder uno de sus clientes por un lapsus muy grave.

Rocío Flores utilizó sus Stories de Instagram para promocionar una academia digital, que ofrece clases particulares de distintas modalidades. Estas se adaptan a todas las edades y a las disponibilidades horarias de cada alumno, por muy específicas que puedan parecer.

Hasta aquí todo bien. El problema es que Rocío ha escrito la palabra flexibilidad con uve, cometiendo un error ortográfico que resulta demasiado llamativo cuando lo está promocionando es una academia de aprendizaje.

Los seguidores se han lanzado en tromba a criticarla, señalando que lo mínimo que podría hacer es aprender a escribir y revisar cuidadosamente sus textos si lo que pretende es ganar dinero a través de las publicaciones. Le reprochan también que haya abandonado los estudios y que su trabajo se beneficie de aprovecharse del dolor de su madre. Muchos consideran que esto es algo que habría aprendido de su padre y que lleva toda la vida haciéndolo sin ningún tipo de escrúpulo.

Pero tampoco ha pasado desapercibido que para promocionar la academia hay utilizado la imagen de su hermana. La pequeña aparece delante de las cámaras para enseñar cómo aprende a través de las clases online.

A muchos les ha chocado que Antonio David Flores intente proteger la imagen de todos sus hijos, pero que luego ellos se expongan constantemente para vender exclusivas o promocionar contenidos a través de las redes sociales.

Sea como sea, está claro que Rocío Flores no está pasando por su mejor momento. Además de este error en su cuenta de Instagram, se suma la sombra negra que la persigue tras la emisión de la docuserie de su madre.

A la joven se la acusa de estar vetando en televisión a todos los que se atreven a contradecirla o pretenden desmontar su imagen de chica inocente. Desde que ella por primera vez en televisión, alegó que no le gustaba la pequeña pantalla y que solamente lo hacía para poder defender a su padre mientras este participaba en Gran Hermano.

Sin embargo, ahora se está convirtiendo en una cara habitual de Telecinco que no hace otra cosa que visitar plató tras plató.

Y tú, ¿qué opinas?