web analytics

Las dos nuevas pruebas encontradas en el jardín de Tomás Gimeno hacen a la policía temerse lo peor

Nuevos indicios hacen que los investigadores se teman lo peor

La desaparición de Anna y Olivia continúa sin resolverse mientras la Guardia Civil realizó un nuevo registro en el domicilio de Tomás Gimeno con la ayuda de dos perros. Actualmente ya están trabajando con la hipótesis de que las menores podrían no haber salido del domicilio.

La vía de la fuga marítima pierde fuerza mientras el portavoz de la familia, Joaquín Amills, asegura que no sabía que la Guardia Civil estaba realizando ese registro en casa de Tomás. De momento confían en que solo sea para «descartar posibilidades».

Los investigadores tiene claro que Tomás Gimeno estuvo en casa a las 20.00 horas del 27 de abril, el día de la desaparición, porque unas vecinas escucharon a Anna y Olivia, aunque creen que algo sucedió entre las 19.30 a 21.30 horas, cuando Tomás fue al puerto con unas bolsas: «Parece ser que sí es la principal hipótesis en la que trabaja la Guardia Civil, en que pasó algo en la casa, en qué ocurrió durante esas dos horas, desde las 19.30 hasta las 21.30 horas», aseguró Patricia, la reportera enviada por Mediaset a la zona.

Dos pruebas encontradas en el jardín preocupan a la Guardia Civil

Pero dos hallazgos están trayendo de cabeza a la Guardia Civil, el primero es la presencia de una serie de bolsas de basura de gran tamaño que por su estado fueron compradas el mismo día de la desaparición.

Y el segundo es una cantidad importante de tierra que había sido removida hace poco. Algo que no encajaba con el cuidado general del jardín, ya que este se encontraba en muy mal estado salvo esta zona tan concreta. Esta zona fue el objetivo principal del registro de ayer y para encontrar algunos indicios se usaron a los perros especializados en encontrar material biológico. De momento no han trascendido más detalles de este registro y del resultado de la búsqueda de los canes.