web analytics

«Lo que ha hecho tomas Gimeno no se puede considerar delito» Una experta desconcierta con su análisis del caso

La desaparición de las niñas de Tenerife sigue sin resolverse

Sin duda, es el caso que está manteniendo en vilo a toda España en los últimos días. La desaparición de las pequeñas Anna y Olivia, de uno y seis años de edad respectivamente, junto a su padre, Tomás Gimeno, es un verdadero misterio sobre el que no dejan de llegar pistas a cada cual más inquietante.

El caso inquieta a todo el país desde el pasado 27 de abril. Aquel día, Gimeno y sus dos hijas, Anna y Olivia, desaparecieron. Tomás debía entregar a sus hijas a su exesposa, con la que compartía custodia.

Sin embargo, en vez de eso Gimeno la llamó para decirle que nunca más volvería a ver ni a las niñas ni a él mismo. Desde ese día, se desconoce cuál es el paradero del padre y de las dos menores.

El caso está levantando una profunda preocupación en las islas Canarias y en toda España, pero por supuesto quienes más están sufriendo en los últimos días son las familias de las dos pequeñas.

EL presidente de SosDesaparecidos Joaquín Amills ha asegurado sobre este caso que: «Es evidente que se trata de una sustracción parental», ha llegado a afirmar. ¿Y qué es exactamente una «sustracción parental»?

«Se produce cuando uno de los dos progenitores se lleva al menor o menores de su sitio habitual de vida (puede ser dentro del país o al extranjero) sin el consentimiento del otro», ha aclarado Adriana de Ruiter, presidenta de la Asociación de abogados contra la Sustracción Internacional de Menores en España al medio NIUS.

Sobre la diferencia entre sustracción civil y sustracción penal ha destacado que «Para que sea penal es necesario que el que se lleva a los niños lo haga sin autorización del que tiene la custodia por sentencia judicial», «Solo en ese caso se consideraría delito y sólo en ese caso se podría aplicar la pena de prisión de dos a cuatro años y quitarle la patria potestad durante un tiempo al progenitor que se ha saltado la ley, según recoge el artículo 225 bis del Código Penal»

¿Entonces lo que ha sucedido es delito?

«En el caso de Tenerife estaríamos hablando de una sustracción parental civil ya que no existe ninguna sentencia de separación. No habían formalizado su separación, así que Jimeno no habría incumplido ninguna resolución judicial. No se podría considerar delito», reconoce de Riuter. «Con los datos que tenemos, claro, aún no sabemos realmente lo que ha hecho».

«De aparecer con las niñas sanas y salvas, que ojalá sea así, el caso tendría que ser resuelto por vía civil. Si se da esta situación y se les localiza en algún país extranjero, en cuanto la madre tuviera conocimiento del paradero de sus hijas podría iniciar los procedimientos civiles de retorno, según establece el Convenio de la Haya».