web analytics

Fallece demasiado joven Bruno Silva el día de su boda

Él y su pareja, Beatriz lo tenían todo preparado para casarse el 17 de abril.

A pesar de que la campaña de vacunación sigue avanzando a nivel global, el coronavirus sigue muy presente en nuestras vidas. Y siguen sucediéndose las historias trágicas, que nos recuerdan a diario que tenemos que seguir tomándonos muy en serio esta amenaza.

Bruno Silva tenía 30 años, y el 27 de abril de 2021 debería haber sido el día más feliz de su vida. Llevaba tiempo planeando la boda junto a su pareja, Beatriz Miranda, su pareja desde hace 11 años.

Juntos tenían dos hijos, y todo preparado para poner el colofón a una relación llena de amor. Sin embargo, todo se truncó cuando el coronavirus entró en sus vidas.

Sucedió a finales de marzo, cuando ella dio positivo en una prueba y Bruno tomó la decisión de aislarse en su casa. El publicista brasileño estuvo trabajando desde su casa, tomando todas las precauciones para evitar contagiarse, pero pronto notó los primeros síntomas.

Al fina, como el resto de la familia, Bruno terminó contagiándose de coronavirus. Tras notar los primeros síntomas el 27 de marzo, se puso en manos de los médicos. Fue ingresado dos días después, con su estado de salud empeorando por momentos.

Leer:  La pareja actual pareja de Tomás Gimeno supo que quería fugarse con Anna y Olivia pero no denuncio tras intentar frenarlo

Las últimas pruebas realizadas mostraron que tenía el 50% de los pulmones afectados, y tras empeorar otra vez fue llevado a la UCI para ser entubado. En ese momento, su estado de salud ya era muy crítico, con el 85% de sus pulmones afectado y sin responder a los tratamientos.

El joven murió días después. El destino, tan cruel, quiso que el desenlace sucediera precisamente el 17 de abril, el día que él y Beatriz habían decidido casarse.

«La celebración estaba lista, tenía mi vestido hecho, la fiesta pagada, el bufet. Llevábamos un año planeándolo», contó la joven a un portal de noticias brasileño. Ella y su chico tenían dos hijos, Nicolás, de 7 años, y Miguel, de 4, en la ciudad de Assis, al suroeste de San Paulo.

Hay que destacar que Brasil se encuentra en plena oleada de contagios. Abril fue el mes con más fallecidos en el país desde el inicio de la pandemia, llegando a morir 4.000 personas en un solo día. En lo que va de año ya han enterrado a más personas que en todo 2020, siendo el segundo país con más muertos por Covid-19 y el tercero con más infectados, por detrás de Estados Unidos y la India.

Leer:  Los padres de Tomás Gimeno, escondidos y "destrozados": "Su hijo era su mano derecha"

La última palabra que dijo fue «miedo».

Ivana Aparecida, su madre, recuerda los últimos momentos que pudo compartir con su hijo. Explica que «quería casarse, dijo que quería casarse», y que «intentó hablar pero su voz no salió. Solo leímos la palabra miedo en sus labios».

Posteriormente, una enfermera le contó a Beatriz que su novio no había querido quitarse el anillo de compromiso de su dedo. La chica, afectada, declaró: «Era una persona sedentaria, pero no tenía problemas de salud. Era un gran padre, un marido ejemplar. Ha sido muy duro, todos nuestros sueños quedaron atrás».

Juntos habían hecho las fotos antes de la boda, imágenes que ahora quedarán como el último recuerdo de su novio Bruno.

Leer:  Tomás Gimeno guardaba en su nevera el antialérgico de bebé con el que pudo sedar a Anna y Olivia

Tras fallecer Bruno, ella colgó en su perfil de Facebook el vídeo que tenían pensado mostrar durante la ceremonia, acompañado de un mensaje: «Bruno trajo luz a nuestra vida, porque es una persona maravillosa que me enseña todos los días. Me enseñó más sobre el amor, sobre la sencillez, sobre el carisma que él tenía, aprendo todos los días».

«Bruno es un padre maravilloso, es un auténtico padrazo, todo dedicación, atención y amor, es el padre que escogí para mis hijos», añadió. En el vídeo, Bruno se muestra muy apasionado por ella: «Beatriz me ha cambiado la vida en muchas cosas, ella fue la transición de mi adolescencia a mi fase de hombre, porque nos conocimos muy jóvenes», dijo.

Además de perder a su novio, Beatriz está sufriendo también por la muerte de su abuela en febrero de este año. Para rendirles homenaje, se ha tatuado las dos fechas con la firme convicción de llevarlos para siempre en la memoria. «Estas fechas ya nunca serán las mismas», dijo.