web analytics

Culpan a Alba Carrillo del ingreso en el hospital de Raquel Mosquera: «Que la denuncie»

Señalan a la colaboradora en Ya es mediodía.

La emisión de la docu serie Rocío, contar la verdad para seguir viva siguen levantando muchas ampollas. Aunque el foco ha estado en la relación de Rociíto con Antonio David y sus hijos, los personajes secundarios no dejan de sucederse.

En el episodio que se emitió la pasada semana, Rocío Carrasco puso el foco en el papel que había jugado Raquel Mosquera, la mujer de padre Pedro Carrasco, en la relación que tuvo con su progenitor. De ser cierto lo que relató «la hija de la más grande», la peluquera queda muy mala posición.

De hecho, se afirma directamente que fue ella, en parte, la culpable de que hubiese una mala relación entre padre e hija. Además, Rocío Carrasco declaró que no ha visto nada de la herencia ni de las pertenencias de su padre.

Esto apuntó directamente a Mosquera, afirmando que la peluquera ha sido nada justa con ella. Estos dos dardos sin duda habrán sentado como un tiro a Mosquera, que ha acabado estallando como nadie esperaba. Según informó en primicia Gustavo González en Sálvame, la peluquera ingresó hace unos días en el Hospital Puerta del Hierro de Madrid con un pronóstico muy delicado provocado por un alto estado de nervios.

Los seguidores de Mosquera acusan a Alba Carrillo de ser la culpable de este brote. Y es que la modelo arremetió contra ella para salir en defensa de Rocío Carrasco. «Es el paradigma del buen gusto. No iría a su peluquería así me mataran, aunque tuviera cinco kilómetros de raíz. Esta mujer con ese estilismo se llama peluquera», criticó la modelo el pasado lunes en Ya es mediodía, pero el lanzamiento de cuchillos no terminó ahí.

La fuera mujer de Pedro Carrasco reaccionó inicialmente a través de Instagram. «Una vez más defendiéndome, mientras que otras se sientan a criticarme», dijo.

«¡No permito que nadie juegue con el pan de mis hijos! Otra impresentable que va de ‘amigui’ reciente de alguien que todos ustedes saben…», criticó Mosquera. «Se permite el lujo de decirme que para saber peinar tengo que ir peinada, y que vaya pintas. A lo mejor no siempre me sacan perfecta en todas las imágenes».

«Si algo destaca de mí especialmente es el no tener complejos y dedicarme menos tiempo a mí y más a mis hijos y a las horas que me tiró trabajando, no como otras», argumentó la peluquera. «Sin conocerme de nada en absoluto y sin saber nada de mi vida, tan solo las mentiras que le hayan podido contar supuestamente».

«A lo mejor conozco más de tu vida que tú de la mía», añadió. «Mira tú por donde, por conocer conozco hasta a tu exmarido Fonsi Nieto, gran deportista y un tío de puta madre, igual que su familia».

«Para mover el culito o andar en una pasarela también hay que saber y ya quedó reflejado que lo tuyo no era el andar muy bien en Supervivientes, que parecías un saltamontes. No hay que andar por andar, sino hacer camino al andar», concluyó la exmujer de Pedro Carrasco.

Señalan a Alba Carrillo como posible culpable del ingreso de Raquel Mosquera.

No es la primera vez que Mosquera sufre un episodio relacionado con su estabilidad emocional. Todavía se recuerda la imagen de la peluquera asomada a una ventana de un centro mientras mira con los ojos perdidos a los medios de comunicación que la enfocan en las inmediaciones.

Ahora, tras el comienzo del documental de Rociíto, Mosquera vuelve a tener prensa en su domicilio y en su lugar de trabajo y parece que la presión mediática le ha terminado por pasar factura. Mientras, algunos usuarios de las redes sociales señalen directamente a las palabras de Carrillo como las principales culpables del ingreso hospitalario de la mujer de Pedro Carrasco.

«Espero que Raquel la denuncie y que Alba no vuelva a dormir tranquila…Raquel mejórate!» publicaba un usuario junto al hashtag #Yonotecreorocío. Está claro que la peluquera cuenta con seguidores que siguen creyendo en su testimonio, y cuestionan a la colaboradora de Ya es mediodía por haber provocado con sus declaraciones que Raquel Mosquera sufriera un ataque psicótico.