web analytics

David Flores Carrasco no fue a la boda de su madre por culpa de una mentira de su padre

La versión de Antonio David Flores sobre la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac ha quedado en entredicho.

Pese a quien le pese, Rocío Carrasco se ha convertido en la absoluta protagonista del momento. La serie documental de Telecinco ha generado mucho debate en las redes sociales, e incluso entre la clase política. Y es que, después de más de dos décadas de silencio, la hija de Rocío Jurado ha decidido devolver a la actualidad asuntos turbios del pasado familiar.

No faltan las opiniones, día sí y otro también, a favor y en contra de la hija de «la más grande». En los últimos dos episodios, la hija de Rocío Jurado ha hablado de la época en la que se separó de Antonio David Flores y del grave accidente de coche que casi le cuesta la vida. Pero son tantas las personas que han pasado por la vida de la hija de Rocío Jurado a lo largo de los años, que muchas de ellas seguramente tiemblan ante el estreno de cada nuevo capítulo.

Ahora, ha salido a la luz un hecho que ha dejado en muy mal lugar al ex guardia civil. Este siempre había contado que su exmujer no invitó al hijo que tienen en común, David, a su boda con Fidel Albiac. El evento se celebró en septiembre de 2016, y no contó con la presencia del hijo menor de la expareja.

Sin embargo, la razón parece que poco tiene que ver con la versión dada por el Antonio David en aquel momento. Hasta la fecha de su enlace, Rocío Carrasco siguió cuidando a David Flores según el convenio que tenía firmado con su padre, a pesar de haber perdido en 2012 la custodia de su hija mayor.

Una denuncia de por medio.

Meses después de la boda, el 23 de diciembre de 2016, Rocío Carrasco presentó una denuncia contra su expareja por varios presuntos delitos: uno de lesiones psicológicas, un delito de quebrantamiento de los deberes de custodia y de la inducción de menores, y un delito de sustracción de menores.

«El padre solicitó a la madre que el menor, David, pasase los dos meses de verano con él. La madre accedió en la creencia de que el padre entregaría al menor en el domicilio materno a principios del mes de septiembre, con el fin de que el hijo pudiera asistir a la boda de la madre, celebrada el 7 de septiembre de 2016», rezaba la denuncia.

«Sin embargo, llegada la fecha de 1 de septiembre, el denunciado no entregó al menor, tras habérselo solicitado fervientemente, pero además, tampoco permitió la asistencia del hijo a la boda, además tampoco lo entregó a la madre la segunda quincena de septiembre, y lo que es más grave, a día de hoy continúa sin llevar al menor con su madre, quien no ha podido verle desde antes de las vacaciones de verano», continúa el escrito.

«Esta crueldad va unida a la que la actora tiene que soportar el escarnio público de las revistas y programas del corazón en los que se prodiga D. Antonio David Flores afirmando lindezas como que “mientras ella se casa, sus hijos lloran” cuando es él el responsable de que el menor no haya podido asistir a la boda de su madre. Manipulación mediática que se une a la manipulación y alienación parental a la que el padre ha sometido y somete a ambos hijos, siendo David todavía menor de edad», señala el documento.

En la denuncia también consta que Antonio David Flores había incumplido sus deberes de custodia en numerosas ocasiones. De hecho, el denunciado no habría abonado ni una mensualidad de la pensión alimenticia de sus hijos desde 2004.

Daños psicológicos.

En cuanto a las lesiones psicológicas, Rociito pretendía demostrar los múltiples indicios que señalan que Antonio David Flores ha causado un perjuicio psicológico continuado a la denunciante a lo largo de los años. Esta situación desembocó en un trastorno de adaptación en su forma de Reacción Mixta de Ansiedad y Depresión, compatible con el apartado F43.2 de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS.

Además, Rocío Carrasco intenta demostrar en la demanda por lesiones psicológicas que su hija mayor «estaba condicionada conductualmente por la figura paterna en su comportamiento». Existen dos informes de diferentes juzgados relacionados este asunto.

«En general, las descripciones de la menor denotan que ha venido compartiendo con su padre la versión negativa de la Sra. Carrasco (atribuyéndole a ella toda la responsabilidad del conflicto), en un clima de confianza mutua entre padre e hija», asegura uno de los informes oficiales.

«La opinión que tiene Rocío Flores de su madre, y el comportamiento ante ella, parece estar mediatizado por los problemas legales que han tenido los progenitores a lo largo de su vida, recibiendo la menor presiones, más o menos conscientes, y adoctrinamiento más o menos consciente, que dan como consecuencia el rechazo frontal a la madre», explica otro de estos documentos.

Esto estaría relacionado con el síndrome de alienación parental, algo que Antonio David Flores ha intentado desmentir desde hace años. El marido de Olga Moreno considera que sus hijos fueron abandonados a su suerte por su madre y que él ha sido el que se ha encargado de ellos desde entonces.