web analytics

Raquel Mosquera se convierte en la única que hace temblar el castillo de naipes de Rocío Carrasco

La actitud de Rocío mostró hacia Mosquera tras la muerte de su marido.

El documental de Rocío Carrasco, Rocío. Contar la verdad para seguir viva, sigue levantando ampollas. Son muchas las personas que han pasado por la vida de la hija de Rocío Jurado a lo largo de los años, y muchas de ellas seguramente tiemblan ante el estreno de un nuevo capítulo.

Mientras se sigue especulando sobre la relación de Rociíto con su ex y sus hijos, también está contando cosas sobre su familia: ya ha arremetido contra su tío Amador Mohedano, y su prima Chayo. Pero poco se ha hablado hasta el momento del enfrentamiento que siempre ha mantenido con Raquel Mosquera.

Ella fue la mujer de su padre, Pedro Carrasco, por lo que cabe esperar que acabe siendo mencionada en el documental. Pero una cosa está clara: la peluquera está muy preparada ante la tormenta que se le viene encima.

De hecho, fuentes de su entorno más cercano aseguran que ya ha manifestado que no dudará en tomar medidas legales si lo considera necesario, por ejemplo si se siente dañada por las palabras que se digan sobre ella en el documental. Lo cierto es que la relación de ambas lleva años rota.

Al principio, tal y como confesó la propia Mosquera, la relación era de lo más cordial. Sin embargo, la herencia de Pedro Carrasco y la actitud hostil que Rociito mostró hacia Mosquera después de la muerte de su marido, creó una brecha insalvable entre ellas.

Una brecha que seguiría presente hasta el día de hoy. «Fue a partir de la herencia, porque cuando Rocío era joven tenía un trato muy cordial», explicó sobre el conflicto. Por lo visto, Rociíto le exigió abandonar la casa en la que vivía con Pedro Carrasco poco después de su muerte.

Esto, evidentemente dolió mucho a la peluquera y sigue sin poder perdonarle. Por si eso fuera poco, durante los últimos años Mosquera se ha posicionado del lado de Antonio David, llegando incluso a pronunciarse sobre el distanciamiento entre la madre y sus hijos.

«Me da mucha pena y mucha lástima. Si me está viendo, Rocío, yo soy madre, y cuando eres madre lo que más se quiere en esta vida es a tus hijos. Daría la vida por ellos. Nunca es tarde y querer es poder. Todos cometemos errores, pero cuando los niños son menores a veces dicen y hacen cosas que no saben», dijo al respecto.

Además, no dudó en admitir que «con Antonio David, me llevo muy bien. Tenemos mucho cariño, respeto y muy buen rollo. Aunque pasen años, cuando te ves hace ilusión y eso se transmite».

Lo cierto es que cada vez que Mosquera ha ido a algún plató y ha hablado sobre Carrasco, ella no ha dudado en responderle con una demanda. Una situación del todo insostenible.

Fue la peluquera la que puso de manifiesto que la relación entre Rociíto y su padre no era tan idílica como podría parecer. Incluso más allá de su rebeldía adolescente, o del hecho de que se escapara de casa por amor y se quedara embarazada con tan solo 18 años.

La mujer de Pedro Carrasco relató que había visto llorar a su marido muchas veces por culpa de su hija, ya que su comportamiento le dolía. «No tengo miedo a nada ni a nadie», dijo. «Pedro, desde donde esté, está orgulloso de que haya plantado cara a Rocío. He estado mucho tiempo callada, pero ya no puedo más».

Mosquera, de hecho, llegó a culpar a Rociito de haber provocado la muerte de su padre de un ataque al corazón después de una fuerte discusión. «He visto llorar a Pedro por las discusiones con su hija. El último día que se vieron tuvieron la más grande», contó. Fue a raíz de que padre e hija se reencontrasen después de meses sin hablarse, porque el boxeador no terminaba de tolerar a Fidel Albiac.

«Pedro y Rocío se vieron una noche, llevaban meses sin hablarse porque él no tragaba a Fidel. Fuimos a casa de Rocío, y después de la conversación que tuvieron, terminó así: Pedro estaba negro y Fidel, callado, escuchando. Coge Rocío y le dice a su padre: «Todo lo que tengo es gracias a este señor», señalando a Fidel, «no le debo nada ni a ti ni a mi madre», relató Mosquera

«Esa noche le partió el corazón y me dijo «a esa hija de puta no la volveré a ver nunca más». Después de estas duras declaraciones, queda esperar a ver si Carrasco se pronuncia sobre el asunto en los siguientes capítulos.