web analytics

25 productos que hicieron ridículas distinciones entre géneros, sin sentido, y causaron bochorno

¿Mujeres siempre rosa, hombres siempre azul?… ¿Por?

Los mensajes de marketing adaptados al género son bastante comunes, pero las investigaciones demuestran que pueden tener un efecto contrario y repeler a los consumidores, especialmente a las mujeres. De hecho, muchos acaban siendo contraproducentes hasta el punto de disuadir a las mujeres de elegir un producto que habrían considerado si la empresa no hubiera hablado tanto de su género, según un estudio de la Harvard Business School.

Hoy os traemos 25 ejemplos absurdos de la ridícula división entre los dos géneros en la que nuestra sociedad insiste en ocasiones, tan desesperadamente, en que tiene que haber. Menos mal que el mundo avanza y cosas así cada vez las vemos más alejadas de nuestra realidad y día a día, y causan vergüenza ajena, aunque todavía ahí siguen.

1. Mentes de otros siglos en la actualidad

2. ¡Zasca!

3. Los dinosaurios son para niños

4. Género para los huevos Kinder, ¿en serio?

5. ¿Ver bien es gay?

6. Sin comentarios…

7. La comida tiene sexo…

8. «Sexualicemos» también a los animales

9. Bolsillos para él y para ella

10. Pintura de Guerra…

11. Herramientas para «hombres con poca testosterona»

12. Cada lado iluminado por género

13. Verde oscuro es hombre, rojo es mujer

14. Muchos dibujos animados son así de ridículos

15. Juguetes de niño y niña

16. Diferencias en la industria de la belleza

17. Idénticos artículos en el interior pero el de ella cuesta un 30% más

18. El universo de los perfumes

19. Coro del Tabernáculo mormón. Es que querían dejar bien claro cual era el sector masculino y femenino, no sea que alguien se confundiera

20. Las chicas parece que vivan en otro planeta

21. Dentífrico para hombres

22. Las diversiones según género

23. Los diferentes rangos de fuerza

24. ¿Necesitas que te digan más?

25. Puertas de aseos que dan vergüenza ajena

Puerta Azul:
HOMBRES: HACED UNA MIERD* ÉPICA

Puerta Salmón:
MUJERES: SONREID, ESTÁIS PERDIENDO PESO.