web analytics

Beatriz Montáñez, de triunfar en ‘El Intermedio’ a sobrevivir con 150 euros al mes tras perder una apuesta con Bertín Osborne

Beatriz Montáñez fue una cara muy conocida de la televisión durante los cinco años que acompañó al Gran Wyoming en El Intermedio. Tras abandonar el programa tomó el puente aéreo a la competencia para presentar ‘Hable con ellas’, en Telecinco, pero el éxito no le sonrió en esta nueva etapa y decidió retirarse temporalmente de los medios.

Ayer la manchega reapareció para dar una entrevista en Hoy por hoy de la Cadena Ser en la que aprovechó para presentar su primer libró. En él cuenta el primer año de los cinco que llevaría viviendo sola en un bosque. Montáñez asegura que vive con mucha austeridad y que solo necesita 150€ al mes.

Uno de los puntos de inflexión de su vida fue un célebre «enganchón» con Bertín Osborne en su etapa en Telecinco. La periodista apostó 1.000€ con él si le enseñaba “una frase en la que Pablo Iglesias defienda el régimen venezolano”. Este incidente se saldó con numerosas críticas hacia la presentadora, finalmente perdió la apuesta. Solo 20 días después decidió este radical cambio de vida y marcharse a vivir entre la naturaleza.

“Estaba perdidísima”, reconoce“, La soledad es, ha sido y será la mejor amiga que he tenido nunca”, confesaba muy emocionada esta misma mañana en el programa radiofónica Hoy por hoy, de la Cadena Ser.

Aunque cuando tomo esa decisión estaba viviendo un gran momento profesional, siempre se ha considerado una “persona guerrera”, Beatriz “necesitaba silencio, necesitaba saber cuál era el camino” porque “las elecciones lo que hacen es invitar a crear la dificultad de elegir”.

Durante estos años de ermitaña, Beatriz ha tenido mucho tiempo para analizar el pasado, las críticas recibidas, que llegaron a afectarle seriamente y “ruido” que había en torno a ella.

“Fue entonces cuando empezó a escuchar ‘un ‘tic,tac’ en su cabeza y necesitaba silencio, saber cuál era el camino”, así que decidió tomar este camino. Ahora se sustenta con una pequeña mensualidad que obtiene de sus ahorros y vive de forma austera, es vegana y tiene instalados paneles fotovoltaicos en casa, incluso el agua viene de su pozo. Será, por tanto, muy interesante conocer su experiencia en Niadela, el libro que acaba de publicar.