web analytics

Una madre propone que su hijo realice trabajos comunitarios tras ser multado con 200 euros por hacer botellón

Casi un año de pandemia y muchos inconscientes parecen no haberse enterado de las decenas de miles de muertos que nos está dejando. Los botellones se han convertido en un paisaje habitual los fines de semana y son miles los jóvenes que ya han sido multados durante estos meses. El problema es que esas multas las acaban pagando los padres.

Pero una madre de Balmaseda ha tomado una decisión muy aplaudida por sus vecinos que, tras aceptar una multa del ayuntamiento, ha pedido un escarmiento ejemplar para su hijo, pillado en un botellón: «Yo le eché la bronca por haberme mentido y dije pues bueno yo voy a a intentar que en vez de pagar la multa que al final no vas a aprender nada os pongan trabajos comunitarios para que aprendáis cuáles son las consecuencias», relataba y añadía «lo que quiero es enseñarle que hay unas consecuencias de las cosas que hacemos».

El ayuntamiento cree que ha sido una buena idea y a partir de ahora conmutará la multa a cambio de trabajos para la comunidad, esperando que los jóvenes se conciencien más al pagar este castigo en carnes propias. Tendrán que participar en las labores de limpieza junto a los servicios de limpieza.

«Pensamos en ir a las zonas en las que habitualmente los jóvenes hacen botellón y que limpien que adecenten la zona y que así vean las consecuencias,el resultado de sus acciones», asegura Aitor Larrinaga, alcalde de la localidad.

La iniciativa ha tenido una gran acogida, ya que de esta forma si le ponen una multa se la pondrán al chaval y no a sus padres y, de esta manera, «algo escarmentarán».