web analytics

Un niño de 9 años destruye dosis y deja sin vacunar a los sanitarios en un hospital

El dejó las vacunas inservibles.

La pandemia de coronavirus por ahora no muestra síntomas de remisión. Mientras España ya ha superado los tres millones de casos diagnosticados, golpeada por la tercera ola de coronavirus, en el resto de Europa viven situaciones similares.

También en América el virus continúa avanzando, sobre todo en Estados Unidos, México y Brasil, que son los tres países americanos con mayor número de muertes. Otro de los grandes focos se sitúa en India, el segundo del mundo con más casos, que es de lejos el país asiático más afectado.

En cifras totales, más de 110 millones de personas en todo el mundo han sido diagnosticadas de coronavirus. De ellas, más de 2,4 millones han perdido la vida.

En Brasil se ha vivido una situación inédita, precisamente mientras es uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus. En medio de una vacunación que no avanza todo lo rápido que nos gustaría a todos, un «error» ha echado a perder una buena cantidad de dosis.

Concretamente, los hechos han tenido lugar en la localidad de Río Bananal, en el estado de Espíritu Santo, en el sudeste del país americano. Allí, un niño de tan solo 9 años habría desconectado el sistema de refrigeración de un total de 133 dosis, convirtiéndolas en completamente inservibles.

Hay una investigación ya abierta, pero por ahora se desconocen los motivos que llevaron al menor a cometer tal acto. Las dosis, de las vacunas de CoronaVac, estaban destinadas a los sanitarios que luchan día a día contra el Sars-CoV-2.

Según la cadena brasileña de televisión Globo, el incidente no solo ha afectado a la refrigeración de las vacunas, sino también a otros medicamentos e incluso muestras de sangre. La Prefectura de Río Bananal se ha limitado a comunicar que el sistema se ha vuelto a conectar nuevamente al generador del centro hospitalario, y que un vigilante de seguridad velará el lugar durante la noche para evitar que incidentes similares vuelvan a ocurrir.

Cabe destacar que, después de descubrir lo que había pasado, las primeras hipótesis apuntaron a un posible acto de vandalismo. Sin embargo, las grabaciones de las cámaras de seguridad pronto arrojaron luz sobre los hechos.

En las imágenes se podía ver al pequeño desconectando el sistema, dejando inservibles las vacunas en este país especialmente caluroso y húmedo.

¿Qué te parece la noticia? Cuéntanoslo en los comentarios.