web analytics

Fallece una familia completa de cinco miembros tras ocultar la madre su positivo en COVID

Una imprudencia de Verónica, de 36 años, ha desembocado en una auténtica tragedia al fallecer todos los miembros de su familia. Al finales de diciembre comenzó a tener fiebre y síntomas compatibles con COVID, así que decidió hacerse una prueba PCR en la que dio positivo. Su reacción fue muy irresponsable decidiendo no decir nada en su casa, en la que convivía con su marido de de 33 años y tres hijos, Nicol de 17 años y unos gemelos de 4.

A los pocos días la mujer se volvió a hacer otra prueba PCR que salió de nuevo positiva, pero en su casa pensaban que estaba pasando «una gripe muy fuerte», según recoge el diario ABC.

José Antonio Gómez, su marido, finalmente descubrió que su esposa tenía COVID al acudir a una fiesta clandestina. Verónica finalmente decidió confesar que tenía la enfermedad para que volviera a casa para no contagiar a más personas ya que él, como contacto cercano, tenía bastantes papeletas para esta infectado.

Ya conociendo la situación, José Antonio y los tres hijos se realizaron una prueba rápida, en la que dieron negativo. El estado de salud Verónica empeoró y tuvo que ser hospitalizada, el marido y los hijos se volvieron a hacer la prueba, en la que finalmente dieron positivo.

La tragedia se consuma el 18 de enero, Verónica fallece y un día después lo hace su marido. La adolescente también pierde la vida camino al hospital mientras su abuelo la llevaba a urgencias.

Los pequeños gemelos son ingresados el 27 de enero con “bronconeumonía” y los médicos no pueden hacer nada por salvar sus vidas, falleciendo ese mismo día. Una imprudencia se ha llevado a una familia entera en Táchira, Venezuela.