web analytics

25 Alimentos populares que se crearon de forma tan accidental como sorprendente

Existe un chiste que cuenta el susto que se debió pegar la primera persona que «inventó» las palomitas de maíz o el hambre que debió pasar alguien para descubrir que los caracoles se podían comer. Y es que no hace falta ser adivino para ser consciente y suponer que muchas comidas y bebidas, que consumimos hoy en día, tienen su origen en meros accidentes en la cocina, la escasez o la pura coincidencia.

Hoy os traemos las mejores historias sobre la creación de varios alimentos comunes, que comemos diariamente, que seguro que os van a sorprender.

1. Sándwich

Siendo uno de los alimentos más cómodos para consumir en cualquier lugar y situación, el sándwich parece que fue «inventado» por John Montagu, IV Conde de Sandwich (del que recibe su nombre), en 1762. Con una gran adicción al juego, ordenó a su cocinero que preparara algo de comer para que no tuviera que dejar el juego mientras comía. A este cocinero, no identificado, se le ocurrió poner un poco de carne entre el pan tostado y el resto es historia.

2. Galletas con pepitas de chocolate

Una de las historias dice que Ruth Wakefield estaba horneando galletas de chocolate para sus invitados pero se quedó sin cacao en polvo, así que decidió romper en trocitos una tableta de chocolate semidulce. Como hacen algunos experimentos de cocina, se convirtió en una semi-decepción ya que los trozos de chocolate solo se derritieron ligeramente, conservando su forma. Pero a los invitados les encantó y lo siguiente que ya sabes es que su receta apareció en un periódico de Boston, lo que aumentó las ventas de tabletas de chocolate de Nestlé. Más tarde, la compañía le otorgó a Ruth un suministro de por vida de su chocolate como recompensa por imprimir su receta en las barras de chocolate.

3. Café

Se dice que el café se originó en Etiopía, una leyenda centenaria dice que un pastor de cabras llamado Kaldi notó que sus cabras se volvían muy enérgicas y no dormían por la noche después de comer las bayas de este árbol en particular. Informó de esto a un monasterio local y pronto todos estaban bebiendo esta bebida estimulante que les ayudó a permanecer despiertos durante las largas horas de oración vespertina. Pronto los granos de café llegaron a la península arábiga. Puede que ahora tú mismo estés dando un sorbo a tu café.

4. Polos de hielo

Fran Epperson, de 11 años, aparentemente estaba jugando con agua y una mezcla de soda en polvo, dejándola con el agitador de madera adentro. Después de que olvidara el «experimento» afuera durante la noche, se congeló y, como probablemente haría cualquier niño de 11 años, lo lamió, y luego se dio cuenta rápidamente de la invención revolucionaria que había hecho. Comenzó vendiendo «Epsicles» en su vecindario y, finalmente, en parques de diversiones. Patentó su producto al que luego cambió el nombre a «Pop’sicles» después de 20 años, ya que era mucho más apreciado por los niños. Sin embargo, Epperson terminó vendiendo el negocio y nunca más volvió a ganar tanto dinero como al comienzo de su éxito.

5. Chimichangas

Esta fusión mexicano-estadounidense popular es un burrito grande y frito. Históricamente, en México se cuenta una historia sobre Monica Flin de El Charro Café en 1922 que arrojó accidentalmente un burrito en la freidora, obviamente queriendo soltar un exabrupto, pero no permitiéndoselo ella misma por no hacerlo delante de sus sobrinas, en su lugar gritó: ¡Chimichanga! Y así nació el delicioso plato.

6. Cerveza

Se cuenta que en Mesopotamia hace 6.000 años estaban muy molestos por el hecho de que los granos que habían estado almacenando para producir pan se humedecían y comenzaban a fermentar en un líquido afectado por la levadura suelta en el aire. Pronto, lo probaron y se dieron cuenta de que no tenía sentido ignorar el potencial de hacer lo que ahora es una de las bebidas más antiguas que los humanos hayan producido. La evidencia más antigua de la existencia de la cerveza muestra a personas bebiendo esta bebida a través de pajitas rojas de un cuenco comunal gigante.

7. Coca Cola

Aparentemente, la Coca Cola estaba destinada a ser una medicina para problemas estomacales cuando John Pemberton la inventó en 1885 en Atlanta, Georgia. La comenzó a comercializar como «tónico para el cerebro y bebida intelectual», manteniendo la receta en secreto, pero sin ocultar el hecho de que contenía cocaína extraída de la hoja de coca y cafeína de las nueces de cola (de ahí el nombre Coca Cola). Y fue durante la Prohibición que se hizo popular como un refresco, ya que la gente disfrutó de su sabor, esta vez, ya sin el agregado de cocaína.

8. Nachos

Se cuenta que Ignacio ‘Nacho’ Anaya García, estaba trabajando en la cocina en Piedras Negras (estado de Coahuila, México) cuando un puñado de esposas de militares estadounidenses de una base cercana pasó por el restaurante por un bocadillo. Como no veía al chef por ningún lado, preparó unas tortillas cubiertas con queso y jalapeños y lo llamó «Nachos especiales». Ese resultado gustó tanto que empezó a correrse la voz acabando convirtiéndose en un plato muy demandado. Tanto, que finalmente Nacho terminó abriendo su propio restaurante, con mucho éxito.

9. Patatas fritas (Chips)

¡Gracias Sudamérica por las patatas! Pero si no fuera por el chef George Crum, un chef que en 1853 decidió dar salida a su excedente de patatas por miedo a que se pusieran malas, no estaríamos comiendo hoy en día nuestras queridas patatas fritas crujientes. Crum decidió freír demasiado las patatas en rodajas muy finas quedando extremadamente crujientes, y las dio a probar con el inesperado resultado de que gustaron mucho, el producto triunfó y corrió como la pólvora. Esto terminó animando al cocinero a abrir su propio restaurante.

10. Salsa Perrins

La historia de esta famosa salsa, muy usada como condimento, habla de que fue hecha por primera vez por los químicos John Wheeler Lea y William Perrins a petición del gobernador de Bengala, basándose en una receta traída de Asia. Hicieron dos lotes ya que estaban bastante desconcertados por el alboroto sobre la salsa, ¡pero no les gustó! Al igual que casi todo lo no deseado, lo guardaron, solo lo volvieron a probar un tiempo después y sintieron instantáneamente el potencial de un nuevo alimento, que salió a la venta en 1837. Sin embargo, hasta el día de hoy, la receta original no se ha utilizado y no ha sido revelada y sigue siendo un secreto.

11. Brownies de chocolate

Se dice que Fanny Farmer, quien simplemente adaptó su galleta de chocolate para hornearla en una sartén rectangular, es quien inventó que uno de los productos horneados más deliciosos originados en EEUU. Otra leyenda que rodea el nacimiento de los brownies de chocolate habla de un chef que accidentalmente agregó chocolate derretido (en exceso) a la masa.

12. Nutella

Un panadero italiano, Pietro Ferrero, estaba tratando de crear una alternativa al chocolate en la década de 1940 como resultado de la escasez durante la Segunda Guerra Mundial. Poco sabía él que la mezcla de las avellanas, el azúcar y una pizca de cacao crearían una nueva crema dulce para untar de tanto éxito mundial.

13. Brandy

Supuestamente, el brandy se hacía con el fin de fortificar el vino para que pudiera soportar viajes largos, a veces intercontinentales. Como se almacenaría en barriles de madera, resultó en la mejora del espíritu destilado original y evolucionando luego a una bebida propia.

14. Cucuruchos

Probablemente no tendríamos la opción de elegir en qué servir nuestro helado, un cucurucho o una taza, si no fuera por un vendedor de pastelería sirio Ernest A. Hamwi en la Feria Mundial de St. Louis de 1904, entre muchas historias diferentes. Y aunque a Italo Marchiony se le concedió una patente por invitar su cono de helado en diciembre de 1903 en Nueva York, el invento de Hamwi fue una creación pura hecha a toda prisa. Un vendedor de helados en el puesto de al lado se quedó sin platos para servir el helado, por lo que Hamwi enrolló rápidamente uno de sus pasteles con forma de gofre recién horneados que se enfrió en un segundo y colocó el helado encima. Los clientes no podrían haber estado más felices y esto se convirtió en una prueba reafirmante de que la necesidad es la madre de la invención.

15. Yogur

Al parecer, es gracias a los pastores de Asia Central que almacenaron la leche de cabra en recipientes hechos con diferentes estómagos de animales hace 8.000 años. La sustancia se cuajaría y la fermentación con las bacterias buenas le agregaría este sabor agrio y lo conservaría. De esta manera, puedes imaginar lo que Genghis Khan habría desayunado posiblemente.

16. Chetos (Cheetos)

Los chetos, antes de que supiéramos qué eran, en realidad era comida para animales. Aunque hay varias versiones de la historia, en la década de 1930, Edward Wilson, de una empresa de Wisconsin que producía piensos parcialmente cocidos, decidió probar él mismo el grano de maíz en puré inflado y, añadiendo un poco de condimento, se dio cuenta de que en realidad no estaba tan mal. y podría ser un tentempié decente. Más tarde, los fundadores de Flakall Corporation para la que trabajaba patentaron el producto que ahora se produce con diferentes nombres por más de 100 empresas.

17. Queso

Si bien es posible que nunca se sepa la verdadera historia de la invención de este alimento, se cuenta que el queso se remonta a más de 4.000 años y tiene una leyenda popular de un comerciante árabe que lo hizo accidentalmente primero. Mientras se embarcaba en un largo viaje por un desierto, tenía un suministro de leche en la bolsa del estómago de una oveja. Debido al gran calor y las enzimas en la bolsa, curó el queso y separó el suero. El viajero pudo no solo saciar su sed, sino también disfrutar del queso (cuajado). Fueron los viajeros los que llevaron el arte de la elaboración de queso de Asia a Europa y ahora podemos volvernos locos haciendo platos de este alimento para deleite de nuestros invitados.

18. Limonada rosa

Aunque los limones rosados existen, su jugo es incoloro y una de las numerosas versiones nos dice por qué esta limonada en particular era rosa. En 1857, Pete Conklin estaba vendiendo limonada en el circo cuando se quedó sin agua y agarró una tina de agua sucia donde un artista acababa de enjuagar sus medias de color rosa. Lo vendió como esta nueva «limonada de fresa», y desde entonces, los circos han tenido «limonada rosa» disponible para saciar la sed, con suerte reduciendo el porcentaje de agua sucia de los calcetines.

19. Pizza Hawaiana

Dos hermanos que emigraron a Canadá desde Grecia en los años 50 estaban experimentando con diferentes ingredientes en su restaurante de pizzas cuando uno de ellos, Sam Panopolous, pensó en echarle un poco de jamón y piña para ver cómo quedaba. Seguramente no tenían idea de que a lo largo de los años, este aderezo se convertiría en uno de los tipos de pizza más famosos, y dividiría a la gente entre quien la ama y quien la detesta.

20. Tofu

Gracias a los mitos y la torpeza de este cocinero de la antigua China que mezclaba accidentalmente este coagulante natural llamado nigari con leche de soja, los antiguos chinos empezaron a hacer tofu, un alimento que disfrutaba especialmente cualquiera que prefiriera comidas a base de plantas. Aunque comenzó en China hace 2.000 años, el tofu solo llegó a las cocinas occidentales en el siglo XX.

21. Copos de maíz

Dos hermanos, el Dr. John Harvey Kellogg y Will Keith ‘WK’ Kellogg, en su balneario y sanatorio, siendo estrictos adventistas del séptimo día, propagaron el vegetarianismo y constantemente inventaban nuevas recetas para una comida lo más suave posible, sin condimentos ni carnes involucradas. Dejaron el trigo hervido durante demasiado tiempo y al transformarse en láminas, simplemente los tostaron. Más tarde, experimentando con otros granos, se les ocurrió las láminas de maíz que pronto fueron las favoritas de invitados famosos del sanatorio como Amelia Earhart, Henry Ford, Mary Todd Lincoln y otros. Hasta el día de hoy, la marca Kellogg’s es probablemente la más famosa, facturando multitud de millones de dólares.

22. Granizado

Se dice que es una bebida que se inventó por accidente. Omar Knedlik, propietario de una antigua Dairy Queen, estaba improvisando después de que su fuente de refrescos se rompió y dejó las botellas de refrescos en el congelador para que se mantuviera frescas. Sin embargo, se volvieron bastante espesos, ¡lo que a los clientes realmente les encantó! Construyó una máquina que produciría una bebida gaseosa espesa mezclando algo de dióxido de carbono, agua y saborizantes. Patentó la máquina, organizó un concurso por el nombre, y pronto comenzó a venderse en las tiendas.

23. Champán

Una completa coincidencia fue que los productores de vino de la región francesa de Champagne quisieran competir con los vinos de Borgoña. Sin embargo, los fríos inviernos en la región harían que el vino dejara de fermentar y reanudara el proceso en la primavera, cuando la levadura cobraría vida y comenzaría a fermentar solo para liberar gas de dióxido de carbono que haría estallar las botellas débiles. Al ajustar la cristalería por ello, los enólogos lograron mantener las botellas intactas y hoy, ¡tenemos algo burbujeante para beber en Nochevieja!

24. Pollo picante al estilo Nashville

Aunque la venganza es un plato que se sirve frío, en este caso, estaba destinado a encender la boca de Thornton Prince III después de que su novia en ese momento estuviera enojada al enterarse de sus aventuras nocturnas con otras mujeres. Ella le preparó una pechuga de pollo frito para el desayuno con una cantidad extrema de pimienta. Pero a Thornton le gustó tanto que a mediados de la década de 1930, abrió su café BBQ Chicken Shack, sirviendo su propia receta inspirada en el evento.

25. Queso de Roquefort

¡No es difícil creer que fue simplemente un queso olvidado! En el siglo VII, un pastor despistado de la aldea de Roquefort, Francia, olvidó su almuerzo en una cueva. Regresó varios meses después a la misma cueva solo para encontrar el queso infestado de penicillium roqueforti, un moho que estaba creciendo allí. Hoy en día, el cultivo de moho natural simplemente se agrega a la leche de queso.