web analytics

Un hombre fallece de un infarto en el interior de su vehículo sin que puedan llegar los servicios de emergencia por la nevada

La situación de las carreteras se complica cada día más y mas allá de los estragos de la borrasca el complicado acceso de los servicios de emergencia a los posibles sucesos hace imposible salvar vidas.

Un hombre de 55 años ha fallecido a causa de un infarto el pasado domingo tras quedar atrapado en su vehículo, los servicios de emergencia de Tarragona no pudieron acceder hacia su ubicación a causa de la situación de las carreteras.

Miquel Sàmper, consejero de Interior de Catañua ha asegurado en rueda de prensa que: «no existe un nexo de causalidad entre su muerte y la nevada». El hombre sufrió un infarto en el interior de su vehículo y «la dificultad que hubo fue que llegaran los servicios» del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM), ha explicado Sàmper, que ha añadido que Mossos d’Esquadra y Bomberos de la Generalitat también intervinieron para facilitar el acceso.

«En lugar de tener la actuación directa en el vehículo como se hace normalmente cuando hay un infarto de miocardio, se le ha llevado al hospital», y ha aclaro que desconoce si sufrió el infarto en el interior del coche o sí lo paró a causa de él.

Sàmper aclara que este ciudadano «no es una víctima de la nevada» y ha explicado que fue trasladado al Hospital Arnau de Vilanova, en Lleida.

La de este conductor no es la única historia de este tipo que se ha vivido estos días. En Mejorada de Enmedio, en Madrid, una mujer ha tenido que convivir 11 horas con su esposo fallecido porque ni el médico, ni los servicios funerarios pudieron acceder al pueblo aislado por la nieve.