web analytics

El accesorio que la DGT va a obligar a llevar y que cuesta casi 30 euros

El novedoso elemento se aprobará este año.

Entre los cambios que ha anunciado la DGT para este nuevo 2021, se incluye la obligación de llevar un nuevo accesorio en el coche en el futuro. Ojo, porque no se trata de un elemento realmente nuevo, y algunos conductores ya lo llevaban en su vehículo, pero en caso contrario habrá que hacerse con uno y su precio ronda entre los 20 y los 30 euros mínimo.

No es la única medida que Pere Navarro y la Dirección General de Tráfico han implantado en nuestro país a partir de este sábado. Por ejemplo, en el caso de las motocicletas, el organismo determinó que además de los cascos de seguridad a partir de este nuevo año habrá que sumar los guantes.

Se trata de un accesorio que algunos motoristas ya incluían como habituales en su vestimenta, debido a la cantidad de fracturas de muñeca y laceraciones que se producían en los accidentes.

Otras de las novedades que ha anunciado esta semana la DGT tiene que ver con el uso del teléfono móvil: hasta ahora se ponen multas de 500 euros a los que utilicen el móvil mientras conducen, además de quitarles seis puntos del carné de conducir. Ahora hay una novedad adicional, que es que la sanción no se aplicará solamente a aquellos que estén usando el móvil, también a aquellos que tengan el móvil en la mano, aunque no lo estén consultando en ese momento.

Nuevo elemento en el coche.

Como decíamos, los conductores tendrán que estar entiendes. Según la nueva normativa de la DGT, confirmada el pasado mes de noviembre, desde 2021 se deberá incluir en cada coche una luz V-16, un tipo de baliza de luz amarilla de 0,8 – 2,2 Hz.

La normativa se aprobará en los primeros compases del recién estrenado año. Se prevé que desde 2024 estas señales luminosas sean las únicas válidas legalmente, es decir, que ahora arranca una primera fase de cambio para incluir este nuevo elemento pero hasta dentro de tres años no será obligatoria.

Así, a partir de este enero y en caso de accidente podrán usarse estas luces o el conocido triángulo, antes de sustituir completamente el primero al segundo. Tiene una iluminación intermitente que se puede usar como sustituto del conocido como triángulo de señalización. Además, tiene la cualidad de que es muy fácil de colocar: se saca el brazo por la ventanilla y se coloca sobre el techo del vehículo.

El nuevo accesorio cuesta casi 30 euros.

Aunque se trata de un accesorio relativamente barato, no es gratis. Si acudimos a páginas de venta online, una luz de emergencia autónoma o señal V16 de preseñalización de peligro homologada por la DGT cuesta alrededor de 20 y 30 euros. Sin embargo, si acudimos a tiendas especializadas encontraremos modelos de mayor calidad a mayor precio.

Hay que destacar que la intención de la Dirección General de Tráfico es reducir el número de víctimas de accidente este nuevo año. Solo en lo referente a trabajadores de asistencia en carretera, el pasado año han muerto casi una decena de personas por falta de señalización.