web analytics

La verdadera identidad de la presentadora y modelo que encontraron en las «colas del hambre»

Encontraron a una famosa presentadora y modelo en las «colas del hambre».

Tenemos novedades sobre uno de los sucesos más comentados de las navidades. Todo comenzó cuando el programa Cuatro al día se acercó a la desgarradora realidad de las llamadas «colas del hambre», como hicieron también muchos otros medios, para hacer un reportaje.

Pero en el caso del espacio encabezado por Joaquín Prat, sucedió algo inesperado. El equipo que se había trasladado a estas «colas del hambre» se encontró con que una cara conocida estaba allí. Se trataba de, según contó ella misma, una “conocida presentadora de televisión”… o, al menos “lo fue en su día”.

La mujer se identificó como «María», pero todos pensaron que se trataría de un pseudónimo, ya que en ningún momento desveló su rostro. Según explicó ella misma, a sus 55 años cuenta con un amplio currículum. Sin embargo, eso no le ha servido para conseguir encontrar empleo. “No tengo trabajo, no recibo ninguna prestación por parte del Estado, me acabo de quedar viuda y no tengo trabajo”, contó.

“He sido compañera vuestra, he sido modelo, he tenido mi propia agencia de dirección de castings, he sido azafata, he sido intérprete… He hecho muchísimas cosas”, le dijo al propio Prat en un momento de la conexión.

Su marido falleció recientemente de Parkinson.

Por lo visto, María atraviesa desde hace años una delicada situación personal. Contó que hasta ahora no se ha podido beneficiar de ninguna ayuda del Estado. “Mi marido falleció hace siete meses de Parkinson y no he podido recibir nada de él. Pasamos por el Tribunal médico porque pensamos que nos iban a ayudar, pero no lo han hecho. La pensión mínima que nos ha prometido el Gobierno tampoco la estoy recibiendo”, dijo.

Así, nuestra misteriosa protagonista contó que trata de sobrevivir como buenamente puede, con la ayuda de “amigos generosos”. María, que en ningún momento quiso mostrar su cara, confesó que «no tengo nada porque mi marido tenía ludopatía y se gastó el dinero en la bolsa».

“No tengo hijos, ni padres que me puedan ayudar. Ahora vivo en casa de una vecina que me ha puesto un colchón en el suelo“, dijo. Afortunadamente para ella, su presencia en los medios tuvo un lado positivo: una empresaria contactó en directo con el programa para ofrecer a María un trabajo. «Muchas gracias, qué generosidad», dijo María sin poder contener las lágrimas.

Pero quedó en el aire la identidad de esta presentadora de televisión arruinada. Se despidió diciendo que aunque está deseando poder enseñar su cara, ahora no puede hacerlo «porque tengo otro tipo de problemas personales que aún no puedo contar».

Se trata de Maite Fernández, la recordada presentadora de Cantantes y sonantes.

Se ha sabido ahora que se trata de Maite Fernández. Esta madrileña, que desde que tenía catorce años posó para varios pintores en Barcelona, se formó en los estudios catalanes de Televisión Española, en San Cugat del Vallés. En 1985 se convirtió en la presentadora del programa-concurso «Cantantes y sonantes», sustituyendo a la mismísima Norma Duval.

Posteriormente, sin conocerse las razones, dejó de presentar al año el espacio y su puesto lo ocupó la azafata de Si lo sé no vengo, Jair Pont. Nuestra protagonista no se definía como guapa, «sino resultona», y su sueño era estudiar Arte Dramático en Nueva York en su afán por probar suerte en el cine.

Su figura se difuminó hasta desaparecer de las teles y las revistas de cotilleo, aunque se sabe que fundó su propia agencia como directora de cásting, y que también se ganó la vida como intérprete.