web analytics

Muere en extrañas circunstancia el enfermero que impulsó que los pacientes de Covid-19 se pudieran despedir de sus familiares

El cuerpo de Massimo Colombi, un enfermero que trabajaba en la UCI del Hospital Regional, ha sido hallado sin vida en su casa por causas desconocidas y que tendrán que determinar la autopsia. Fue muy popular en los momentos más duros de la pandemia cuando en los hospitales morían cientos de personas al día sin poder despedirse de sus familiares por encontrarse asiladas por los protocolos anticovid.

Su esposa encontró su cuerpo cuando regresó a su casa, Colombi tenía cincuenta años y era natural de Breschia. Su pareja acababa de regresar a casa tras cumplir su turno de trabajo en el Hospital en el que trabajaba junto a su marido, según ha explicado a SUR Vicente Sandoval, responsable de Sanidad en Málaga de UGT. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, enviaba desde su cuenta de Twitter un mensaje de condolencia «Un abrazo para la familia y compañeros del Hospital Regional de Málaga. Hoy perdemos a un enfermero, pero sobre todo a una gran persona que destacó por su generosidad, humanidad y cariño hacia los pacientes. Hasta siempre».

Colombi se encargó de buscar entre las administraciones, particulares y empresas, cesiones de dispositivos tipo tableta o smartphone para que se pudieran despedir, tras «ver a los pacientes morir solos, escucharlos mientras te ruegan que les digas adiós a sus hijos y nietos». El pasado abril se hizo viral en Facebook su mensaje: ‘El derecho a decir adiós’ que se hizo viral después de percatarse de lo duro que era «ver a los pacientes morir solos, escucharlos mientras te ruegan que les digas adiós a sus hijos y nietos».

Colombi también era delegado sindical y de prevención en el hospital en representación de UGT: «Hoy es un día triste para la familia de UGT Sanidad. Nos ha dejado nuestro compañero Massimo Colombi, gran sindicalista, mejor enfermero en el Hospital Regional y, por encima de todo, una grandísima persona», lamentaba el sindicato.

Vivía en Málaga desde 2007. En su cuenta de Twitter -era muy activo en las redes sociales- se presentaba como «enfermero, defensor de la sanidad pública, de los pacientes y de todos los trabajadores».