web analytics

15 personas que no pueden olvidar algo que sucedió en su infancia

Dicen que los traumas psicológicos infantiles tienen que ser olvidados para no tener que volver a experimentarlos una y otra vez. Sin embargo, esto a veces es demasiado difícil. Sobre todo si, cuando éramos niños pequeños y vulnerables, fuimos injustamente acusados y/o castigados por adultos desconocidos, o incluso por las personas que más queríamos en el mundo.

Atento a estas historias de usuarios de las redes sociales, porque puede que te ayuden a aprender de la experiencia ajena y a ser mejor papá o mamá.

1.

Mi papá es constructor. Desde que tengo memoria, siempre ha estado fuera en viajes de negocios. Un día, me trajo una muñeca de Corea del Sur. Por cierto, no teníamos de estas muñecas donde yo vivía.

Al principio, no me la entregaron, porque supuestamente la rompería. Luego decidieron esperar la llegada del Año Nuevo, luego mi cumpleaños, luego algo más. Sobra decir que estaba ansiosa por recibirla. La pedí, estudié mucho y saqué calificaciones perfectas…

Al final, sin entrar en detalles, mis padres me la regalaron para mi cumpleaños número 27. Apenas pude contener las lágrimas delante de mis padres. Honestamente, solo quería quemarla para no volver a verla y sentir este resentimiento. Mi marido me convenció de no hacerlo. Finalmente, el Ratoncito Pérez se la dio a mi hija a cambio del siguiente diente de leche caído y jugamos juntas con ella. Odio esta muñeca.

2.

De niño, igual que muchos niños de esa época (finales de los 80), pasaba el verano en la casa de campo. Teníamos una cabaña llena de trastos. Entre toda la basura, había una motocicleta que mi tío solía montar. Pero, en un momento dado, la motocicleta simplemente dejó de funcionar. Como mi tío no entendía nada de mecánica, la dejó en la cabaña por unos 15 años.

Luego, un verano, para mi cumpleaños número 14, durante una comida familiar, mi tío me entregó las llaves de la motocicleta diciendo: “Toma, desmóntala, arréglala. Haz lo que quieras, ahora es tuya”.

Por supuesto, ese verano fue increíble: pasé casi 3 meses reparando la moto. Y por fin llego el día X. Conseguimos un poco de gasolina con mis amigos ¡y arrancamos la moto! Mis familiares salieron de la casa mirándome a mí y a mi caballo de acero con sorpresa. Mi tío vino corriendo, se subió a la motocicleta y decidió dar una vuelta. Cuando regresó, simplemente me dijo entre dientes: “Bien hecho”, condujo la motocicleta hasta el garaje y, sin dar explicaciones, se fue a su casa con la llave. A mis preguntas y protestas, mis familiares dijeron que me la devolvería al día siguiente.

Pero ese día, llevó la motocicleta a algún lugar y la vendió. No recibí nada de dinero de mi tío. Cuando protesté, recibí la respuesta de que había sido un malentendido y nunca me la había regalado. Ahora tengo 40 y todavía odio a ese hombre.

3.

De niña, viví algún tiempo con mi abuelo. Cuando yo lavaba los platos y alguna tapa se me caía haciendo mucho ruido, él me gritaba y yo temía que me castigara. Incluso tenía miedo de respirar fuerte en su presencia. Ya llevo mucho tiempo casada, vivo con mi familia, pero hasta ahora, cuando dejo caer algo, se me hace un nudo en la garganta.

4.

Mi tío trabajaba en una planta de automóviles. Tenían una tienda que fabricaba productos de recuerdo: camiones de juguete, copias de muy buena calidad de camiones pesados.

Mi tío me regaló mi primer camión para mi séptimo cumpleaños. Y siguió regalándomelos para cada uno de mis cumpleaños. Pasaba por nuestra casa y me dejaba el camioncito nuevo haciéndome feliz. Pero cuando mi tío se iba, mi madre me quitaba el vehículo de juguete y lo ponía en el aparador: “No lo toques, la vas a romper. Esto no es un juguete, sino un souvenir. Cuando crezcas, te lo devolveré”. Había 7 camiones seguidos estacionados en el aparador.

Al regreso de mi servicio militar, no encontré mis camiones.

—Mamá, ¿dónde están mis camiones?

—Se los regalé a mi sobrino; de todas formas, no jugabas con ellos.

Todavía estoy molesto: no me dejó jugar con ellos y luego se los regaló a otra persona.

5.

6.

Mi madre me acusó de no poder arreglar su vida personal por mi culpa después de divorciarse de mi padre (él se fue cuando yo tenía 3 años). Era hermosa, pero siempre, incluso ahora, ha sido una persona bastante egoísta, o más bien, egocéntrica. Recuerdo su frase: “Qué lástima que no te dejé en el orfanato”. Además, cuando, muchos años después, no pude resistirme a recordárselo, ella se negó a reconocerlo.

¿Esta actitud me ha dejado alguna huella? Por supuesto: la falta de confianza en mí misma y la sensación de inutilidad me acompañan toda la vida.

7.

Tenía unos 10-11 años. Como cualquier niño, soñaba con tener una bicicleta. Se la pedí a mis padres, entonces me dijeron que fuera a la casa de mi abuela y ganara el dinero cosechando pepinos. Así que lo hice: fui a la casa de mi abuela, me levanté a las 4:30 durante 2 meses para ir a trabajar en una granja cosechando pepinos hasta las 4 de la tarde. Mi rendimiento fue igual que el de los adultos, por lo que tenía el mismo salario, que mi abuela cobraba por mí y luego entregaba a mis padres. Gané 10 veces más del precio de la bicicleta.

Luego, un chico de la calle vecina sufrió un accidente en su bicicleta. El accidente fue objeto de una amplia difusión, y mis padres se negaron a comprarme la bici.

Incluso ahora, a los 63, recuerdo esta historia. Por lo tanto, mi hijo tuvo un carrito de pedales y hasta 5 bicicletas.

8.

Siempre he sido una chica buena y una estudiante perfecta; solía ayudar a mis abuelos, no salía de fiestas. A la edad de 13 años, fui a una discoteca organizada en mi escuela. Se suponía que terminaría a las 9 de la noche, por lo que mis padres me advirtieron que fuera directamente a casa después (la escuela está justo al lado de la casa). “Sí, por supuesto. Tan pronto como termine la discoteca, iré directamente a casa”. Y eso hice. Solo que no sabía que el DJ decidiría alargar un poco nuestro placer y poner un par de canciones más.

Llegué a casa a las 21:20. Me esperaban unos padres enfurecidos que supuestamente ya habían ido a la escuela para buscarme. Creían que los estaba engañando diciendo que estaba en la cafetería de la escuela bailando con mis amigas. Me recordaron que les había prometido ir a casa “cuando la discoteca acabara”. No les importaba el hecho de que no tenía reloj y no sabía que ya era tarde. Lloré porque no me creían, porque pensaban que yo era mala. Me sentí ofendida por mucho tiempo.

9.

Recuerdo un incidente. Yo era una alumna sobresaliente y compartía el pupitre con un alumno reprobado para que pudiera ayudarle.
Un día, copió toda mi composición. Entonces me calificaron con un 0, y a mi compañero con un 1. Mamá me castigó y todavía recuerdo que se puso muy molesta. Pero la maestra sabía y vio cómo el chico había hecho trampa: estábamos sentados en el primer pupitre, justo delante de ella.

10.

No recuerdo cuántos años tenía, pero era alumno de primaria. Mi padre nos abandonó cuando yo tenía 4 años y mi madre solía tener mucho trabajo.
Una vez, esperando a que mi mamá volviera del trabajo, decidí preparar la cena. Pero mis huevos revueltos se quemaron y la sartén se volvió negra, pero yo estaba contento conmigo mismo y esperaba a mi madre… Ella llegó con una amiga y rompió a gritar: “¡¿Cómo puedes ser tan inútil?!”. Su amiga ni siquiera trató de defenderme.

Han pasado muchos años, ya tengo un hijo adulto. Pero todavía vivo con mis traumas infantiles.

11.

Tenía unos 10 años. Papá trabajaba en el pueblo con mi abuela porque no había trabajo en la ciudad donde vivíamos. En la víspera de Año Nuevo, mi padre y yo llegamos al pueblo y le dieron 3 bolsas llenas de golosinas para las fiestas (para mí y mis hermanas). Todavía no sé qué pasó con la tercera bolsa, pero como yo era golosa, mi abuela me acusó de habérmela comido a escondidas.

Como resultado, mis hermanas recibieron sus bolsas con golosinas, mientras que yo no pude demostrar mi inocencia. Y, por supuesto, fue aún más ofensivo cuando mis hermanas se comieron sus dulces y yo me quedé sin nada. Han pasado muchos años, pero no puedo olvidar esta injusticia.

12.

Mis padres creían que no se debía mimar a los niños. Una vez que mi padre trajo un melón, mi hermana y yo estábamos esperando cuándo nos llamaría. Pero se lo comió entero él mismo y se fue sin decir nada. Entonces nos pusimos a mordisquear las cáscaras y no nos dimos cuenta de que nuestro padre había vuelto. Pero él solo se rio y dijo que comíamos cáscaras como si fuéramos ganado.

13.

Mis padres solían decir “Sonríe y ten paciencia” cada vez que me enfermaba porque no querían ocuparse de mi salud ellos mismos. Llevaba muchos años manteniendo en secreto cualquier lesión o enfermedad. Ahora estoy casada y mi esposo está más que dispuesto a ayudarme, pero al mismo tiempo me siento terriblemente incómoda, porque debido a la actitud de mis padres, todavía siento que nadie más que yo debería lidiar con mi dolor.

14.

Cuando me mudé a otro país, quería llevarme todas las fotos de mi infancia. Mi mamá me hizo dejarlas, argumentando que se perderían. Creía que en la casa estarían sanas y salvas. Cuando invité a mi madre a visitarme, le pedí que me trajera esas fotografías. Pero resultó que no quedaba ni una sola foto. Todas habían sido desechadas cuando se hizo la limpieza. Ahora no tengo tanta comunicación con mi madre, y ella no entiende por qué. Para ella no eran nada más que fotografías, pero para mí, eran una parte de mi vida. Siento como si me hubieran quitado mi infancia.

15.

También tuve muchos casos. He aquí un ejemplo. En el noveno grado de la escuela.

—No pasa nada si no sacas un sobresaliente, pero deberías intentarlo.

—Saqué un notable.

—¿Qué? ¿Cómo pudiste? ¿Te parece gracioso? ¡Me da vergüenza salir a la calle!

Y luego una semana más de castigo…

16.

Cuando tenía 10 años, mi madre me preguntó: “Tu cumpleaños es en 3 días, ¿qué quieres de regalo?”. Quería una bicicleta que costaba unos 25 dólares en una tienda de artículos de segunda mano. Mamá me dijo que era demasiado, ya que incluso 25 dólares era mucho para nuestra familia. Entonces, el día de mi cumpleaños, salí al patio y me enteré de que mis padres le habían comprado un escúter a mi hermano mayor. A crédito. Me eché a llorar de resentimiento (¡ni siquiera me felicitaron!). Entonces mi madre me dio una palmada en la cabeza y dijo que yo era una chica codiciosa y mala. ¡Así de claro! Tengo 46 años, pero todavía me duele.

Y a ti, ¿te hicieron algo tus familiares que aún te duele recordar?