web analytics

«Con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir por un puto Covid», la denuncia viral de una enferma de cáncer

«Nuestra vida está en juego, y yo lo siento mucho, pero yo con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir, por un puto Covid».

Es el mensaje que ha lanzado una joven en un vídeo subido a las redes sociales, donde se ha convertido en todo un fenómeno viral. Se trata de Patricia Rus Torrejón, una mujer con cáncer de mama que ha visto como por culpa de la pandemia su operación se encuentra paralizada por el sistema sanitario.

Rus explica en el vídeo que fue diagnosticada de cáncer de mama una semana antes justo de que entrase el estado de alarma. Después de completar el tratamiento de quimioterapia, lleva tres meses esperando para su operación en el hospital de Jaén.

«Estamos en noviembre, cerca de tres meses ya de mi última sesión de quimioterapia, me han hecho una serie de pruebas, pero a día de hoy sigo sin noticias sobre mi operación. No tengo fecha. No tengo absolutamente nada. A día de hoy el único tratamiento que tengo son unas vacunas que me ponen cada 21 días, que supuestamente sirven para controlar el tumor y que no vuelva a crecer”, cuenta.

«Necesito poner voz a todos los pacientes que necesitamos cirugías urgentes, porque nuestra vida está en riesgo. Nuestra vida está en juego, y yo lo siento mucho, pero yo con 27 años no estoy dispuesta a que me dejen morir, por un puto Covid. Yo soy la primera que entiende la situación del covid, porque el hospital es prácticamente nuestra segunda casa y vemos también lo que hay. Pero ¿y a nosotros quién nos entiende?”, lamenta Rus.

La andaluza considera injusto que se paren cirugías urgentes porque los hospitales estén colapsados por el coronavirus.

«Que reserven zonas, porque sigue habiendo enfermos: de cáncer, infartos, accidentes. Sigue habiendo de todo. La vida sigue. Y yo lo siento, pero la sanidad a día de hoy da asco. Nos tratan como marionetas, y lo único que hacen es pasarse la pelota de uno a otro…”, dice.

“Solo pido que lo difundáis, que llegue a donde tenga que llegar, que tenemos nuestros derechos y que queremos vivir. Y nadie tiene el derecho de quitarnos esa esperanza de poder curarnos”, concluye.

Y tú, ¿qué opinas?