Una novia se quejó porque su vestido de boda «no se parecía en absoluto al que encargó», y resulta que lo llevaba al revés

Está claro que toda novia sueña con tener un aspecto perfecto en el día de su boda. Por eso, cualquiera se cabrearía tanto como nuestra protagonista si le llegara su vestido, y no se pareciera nada al que compró online.

Sin embargo, no fue hasta enviar un furioso mensaje a la tienda, que esta estadounidense hizo un vergonzoso descubrimiento: se había puesto el vestido al revés, es decir, con la parte de dentro hacia fuera.

Hay algo que honra a Deux Aubrey: decidió admitir su metedura de pata, e hizo una divertida publicación en Facebook contando cómo ocurrió todo. “Esto no es una broma, ojalá lo fuera, pero no soy tan creativa,” escribió.

Aubrey se disculpa admitiendo que casi no había dormido, ya que está haciendo turnos de 16-24 horas y estudiando para sus exámenes. Por ese motivo, cuando se puso el vestido con ayuda de su pareja y se llevó la decepción inicial, no pensó con claridad.

“No sé nada sobre moda o protocolos de envío de vestidos formales. Paso el día llevando ropa quirúrgica. Y no, no soy rubia natural, pero para este caso, como si lo fuera. Espero que otras novias lean esto y no les de un ataque de pánico cuando les lleguen sus vestidos”, contó.

Hace unas semanas, Deux Aubrey compró un vestido de boda por internet y estaba deseando recibirlo

Cuando por fin le llegó, Aubrey no había dormido apenas, y tenía prisa por llegar al trabajo

Así se anunciaba el vestido

Sin embargo, cuando se lo puso, este era el aspecto de Aubrey

Se enfadó mucho y contactó con la compañía para devolverlo

Pero después de ver sus fotos, la compañía le dijo que se había puesto el vestido al revés, o sea, con la parte de dentro hacia fuera

La mujer escribió la divertida historia en Facebook, explicando la situación

“Mi marido y yo ya firmamos los papeles y estamos casados, pero planeamos hacer una boda con fotos, familias y amigos en un mejor momento financiero. Nunca es demasiado tarde para tener la boda de tus sueños”, dijo.

La pareja trabaja en un ámbito en el que nunca saben qué pasará mañana, así que siempre están ahorrando. “Tomamos esta decisión antes de la pandemia, pero ahora muchas novias están en la misma situación. El casamiento y la boda no tienen que ser el mismo día. Quienes te quieren lo entenderán, ya lo hagas por dinero o seguridad. Cuando por fin sea la boda, me haré una foto con el vestido bien puesto, y recordaré este momento”, dijo.

Fuente.

Y a ti, ¿qué te ha parecido su historia?