web analytics

12 datos poco conocidos sobre los delfines que hacen que veamos su inteligencia desde otra perspectiva

Los delfines suelen estar entre los animales preferidos por niños y mayores. Su mezcla, de belleza, nobleza e inteligencia nos cautiva de una forma que pocos otros animales son capaces de hacer. Hoy queremos compartir datos curiosos sobre estos animales que seguramente no conocíais.

1. Es un cetáceo, es decir un mamífero marino

Sus patas traseras desaparecieron como tales y sus patas delanteras se transformaron en aletas.

2. Es uno de los pocos animales conscientes de su respiración

La respiración de los delfines, al contrario de los humanos, es voluntaria. Cuentan con un orificio ubicado en la parte superior de la cabeza por el que pueden obtener oxígeno, aunque son capaces de aguantar hasta 10 minutos dentro del agua sin respirar.

3. Son capaces de «apagar» una parte de su cerebro para poder dormir

Para poder «dormir permaneciendo al mismo tiempo despierto», el delfin ‘apaga’ uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que la otra mitad del cerebro, que permanece despierta, ejerce el control sobre las funciones vitales, especialmente la respiración. Durante estos periodos de sueño «unihemisférico», los delfines ralentizan su metabolismo y el animal se queda prácticamente inmovil.

4. Un delfín puede ecolocalizar, una sofisticada forma de ubicar a sus presas

Para conseguir presas y evitar ser parte del menú de otros predadores, los cetáceos dentados desarrollaron este sentido. En el caso de los delfines, estos producen un ruido que se proyecta a través de las agua y al rebotar en un cuerpo sólido, proyecta una imagen mental en el cerebro del delfín, que son capaces de diferenciar una presa a muchísima distancia.

5. Y algunas especies responden a su nombre

Un estudio demostró que los delfines nariz de botella emiten una frecuencia específica asignada a cada miembro de la manada. Es como si fuera su nombre.

6. No suelen estar solos, son animales muy sociales y sociables

Los delfines tienen complejas relaciones sociales. Suelen vivir  en grupos de aproximadamente 1000 individuos en zonas con abundante comida y comparten el espacio con otras especies de delfines siempre y cuando no tengan que competir por la comida. Esto lo hacen para poder protegerse, incluso si alguno estuviera herido podrían ayudarlo a subir a la superficie a respirar.

7. Se pueden reconocer en el espejo

Los estudios han demostrado que los delfines son tan inteligentes que son capaces de reconocerse en un espejo, algo que muy pocos animales son capaces de hacer.

8. El delfín más grande

Las orcas, que no son ballenas, es la especie más grande de delfines: pueden llegar a pesar más de 5 toneladas y tienen hasta 9 metros de longitud. Las mal llamadas «ballenas asesinas» viven en aguas cálidas de todos los océanos y pueden viajar miles de kilómetros en busca de alimento.

9. Tienen relaciones afectivas duraderas

Si bien los delfines no conservan parejas estables, aunque en el caso de los delfines manchados del atlántico pueden permanecer con su cria entre 2 a 3 años. Los embarazos de estos cetáceos pueden durar entre 9 a 17 meses y los partos suelen ser asistidos por los demás integrantes del grupo para evitar ser atacados por sus depredadores. Las madres pueden amamantar a sus crías hasta los 18 meses de nacidos.

10. Pueden transmitir conocimiento a sus semejantes

Los estudios demuestran que los delfines también pueden aprender observando a sus pares, lo que los científicos llaman “transmisión social horizontal”. Esto también implica el uso de herramientas, los delfines por ejemplo pueden sacudir las conchas en las que se esconden los crustáceos para sacarlos de su guarida.

11. Habitantes de los mares y los ríos

Existen 37 especies de delfines oceánicos y 5 especies de delfines de río. El el delfín rosado es el más bello delfín de agua dulce y se encuentra en las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y Madeira, en América del Sur.

12. Cuellos flexibles

Loss delfines rosados tienen una gran flexibilidad en el cuello, una característica única que les permite salvar los obstáculos que pueden presentar los ríos y así cazar más fácilmente su presa. Su cuello puede llegar a tener una movilidad de hasta 90º