web analytics

Le ponen una multa por un motivo tan ridículo que no sabrás si reír o llorar

Multas, multas y más multas. El afán de recaudación de la Dirección General de Tráfico está rozando los límites del absurdo este verano, y no son pocos los conductores que han puesto el grito en el cielo viendo las peregrinas razones por las que han sido denunciados por la Policía, en algunos casos, con más de 200 euros de sanción.

La última que hemos conocido, y que nos ha dejado con la boca abierta y el culo torcido, tenía lugar en Salamanca, donde la DGT ha iniciado una fuerte campaña de recaudación. El motivo de esta multa, que ha corrido como la pólvora por las redes sociales, es que el conductor, y cito textual: «conducir el vehículo reseñado sin mantener la propia libertad de movimientos. Conducía mientras se mordía las uñas». 

Sí, no es ninguna broma, este señor conducía tranquilamente mientras se mordía las uñas y un coche de la Policía le paró para ponerle la correspondiente multa. Y es que aquí lo importante es recaudar. De locos.