web analytics

Detenido el presunto asesino de Manuela Chavero, vecina de Monasterio

Residía en su misma calle y se conocían.

El pasado viernes se han conocido importantes novedades en el caso de la desaparición de Manuela Chavero. Se trata de una vecina de Monesterio, Badajoz, que desapareció hace ya cuatro años.

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de unos 30 años, vecino de la localidad y al que ella conocía.

Manuela desapareció en extrañas circunstancias en julio de 2016. Fue la noche del 4 de julio de 2016 cuando se perdió la pista de la mujer, después de estar con una amiga, la última persona que la vio con vida. Supuestamente regresó a su casa en la Urbanización La Noria, donde no se la volvió a ver.

Sus allegados no encontraron nada forzado en la vivienda. Las únicas pistas que dejó antes de desaparecer fueron que las luces estaban encendidas, y su cartera y su móvil sobre la mesilla. Tenía dos hijos, que en el momento de su desaparición se encontraban con su expareja.

Hace dos semanas, la UCO había vuelto a registrar la vivienda de Manuela.

Según ha trascendido, el detenido llevaba varios meses bajo investigación. Finalmente, después de recopilar nuevos indicios, procedieron a su arresto a última hora de ayer como presunto autor de la desaparición de la mujer.

Según informan fuentes como ABC, el detenido ha confesado el crimen y ha accedido a llevar a los agentes al lugar en el que se encuentra el cadáver.

Se trata de un varón que, al parecer, podría haber conocido a Manuela e incluso haber sido vecino suyo. Hace solamente unos días, Emilia Chavero, hermana de Manuela, entregó a los investigadores una carta anónima en la que se apuntaba al ahora arrestado como sospechoso de la desaparición.

Los agentes dieron credibilidad a este escrito, lo que unido a las pesquisas que llevaban realizando hace tiempo ha motivado la detención.

Hace apenas dos semanas, la Unidad Central Operativa —UCO—, junto a personal del servicio de Criminalística de la Guardia Civil y en colaboración con la Comandancia de Badajoz, llevó a cabo una serie de gestiones «que estaban pendientes por hacer» en el domicilio de Manuela Chavero.

Tras terminar el registro de la vivienda, fuentes de la UCO explicaron que se trataba de «una inspección también nueva pero nada precipitado por ningún hecho concreto». Resaltaron que «estaban pendientes de llevarse a cabo» y se han hecho «cuando se han podido hacer en coordinación con los juzgados que lleva el tema».

Además, aseguraron que dichas gestiones podrían llevar «nuevas actuaciones», pero que de momento no había ninguna prevista.

Cada madrugada del 4 al 5 julio, día en el que desapareció, su pueblo, Monesterio, celebra un acto en recuerdo de su vecina desaparecida en el que piden conocer la verdad.