Detenido el temerario que conducía con el pie y en dirección contraria en Cantabria

Las imágenes de su actitud al volante se han hecho virales.

Para cualquiera, ponerse al volante de un vehículo siempre representa un ejercicio de responsabilidad. Para conducir hay que tener bien despiertos los cinco sentidos, ya que cualquier distracción puede ser fatal para nosotros o para los demás.

Por eso, cuando llegan noticias de que alguien está siendo deliberadamente negligente en la cabeza, no podemos hacer otra cosa que llevarnos las manos a la cabeza. Ante este tipo de irresponsabilidades nadie puede ser tolerante.

Pero lo peor de todo es cuando estas personas graban sus acciones y las difunden a través de las redes sociales, como si hubiera algo meritorio en ellas.

Pues bien, desde hace unos días circula por Internet y en aplicaciones de mensajería instantánea que es el ejemplo perfecto de esto. Se trata de un vídeo de más de 4 minutos de duración en el que un hombre aparece conduciendo con el pie en el volante por carreteras y calles de diversas localidades de Cantabria.

Aunque las imágenes se han vuelto ahora virales, se supone que los hechos ocurrieron a mediados del pasado mes de marzo.

Ojo, que lo de conducir con el pie en el volante no es la única infracción que comete el protagonista de este insólito vídeo. Las imágenes que fueron grabadas por el otro ocupante del vehículo muestran más acciones peligrosas, desde conducir en sentido contrario obligando a otros conductores a parar para no chocarse, hasta recostarse sobre el hombro de su acompañante.

Durante la grabación se puede escuchar a los dos hombres riéndose y regodeándose de sus «hazañas». En un momento dado, el conductor alardea de estar yendo en dirección prohibida.

Además, se puede ver como en un momento dado circula por la acera, y realiza un cambio de sentido prohibido en el acceso a la autovía en El Astillero. Por supuesto, por si todo esto fuera poco, ninguno de los dos lleva puesto el cinturón de seguridad.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil dio el alto al vehículo ese mismo día en Reinosa al observar una conducción irregular. Dado que el conductor se negó a realizar la prueba de detección de alcohol y drogas, fue detenido por conducir bajo la influencia de sustancias —dada la sintomatología que presentaba—, así como por atentado al agente de la autoridad, desobediencia y resistencia.

De acuerdo con la Guardia Civil, el conductor del vehículo se opuso activamente a su detención, resultando un agente con lesiones leves.

El presunto autor de estos delitos está actualmente internado en el Centro Penitenciario de El Dueso, y se enfrentaría a una pena de cárcel de hasta seis años.