web analytics

La hazaña de un chico para despedirse de su madre enferma de coronavirus

La pandemia generada por el coronavirus, a día de hoy, sigue activa en el mundo. Son miles de personas las que han fallecido a causa de dicha enfermedad; lamentablemente, dada la situación, muchas de ellas lo hacen sin poder estar rodeados de sus seres más queridos.

Por eso, muchos sanitarios se dejan la piel para dar su mayor apoyo a los enfermos en estos duros momentos, e intentar hacer que se sientan lo más acompañados posible. Pero lógicamente en esos momento sigue siendo dramático no poder ver una cara conocida.

Este iba a ser el caso de Jihad Al-Suwaiti, pero se negó a aceptar que perdería a su madre sin la oportunidad de darle su último adiós.

El amor incondicional de un hijo.

El pasado sábado 18 de julio el activista y representante de Naciones Unidas, Mohamad Safa, dio a conocer al mundo esta bonita y triste historia sobre el amor incondicional de un hijo. Rasmi Suwaiti, entró inicialmente en el hospital a causa de una leucemia.

Después de estar varias semanas ingresada, contrajo el coronavirus. Los hechos ocurrieron en la aldea cisjordana de Beit Awwa, cerca de Hebrón, al sur de Cisjordania.

Jihad Al-Suwaiti, con solo 30 años de edad, recibió la noticia de que su madre contrajo Covid-19 y que sus síntomas no tardarían en aparecer. Pero el joven no iba a permitir que su madre muriera sin su compañía, así que decidió hacer todo lo posible por estar con ella en esos duros momentos.

Como dada la situación no podía acceder a la habitación en la que descansaba su madre, decidió escalar los muros que rodean el centro hospitalario para después poderse sentarse en el alféizar de la ventana junto a la que se encontraba su madre.

69 1

Desde allí pudo vivir esos últimos momentos en compañía de su madre; desgraciadamente, tan solo cinco días después de que empezara a ir a visitarla por las noches, falleció.

Una vida difícil.

Según contó su hermano mayor, la familia no había tenido una vida fácil, en especial Jihad, del que dijo estas palabras:

«Jihad es el niño más pequeño y de hecho está cerca de su madre, especialmente después de la muerte de nuestro padre hace 15 años. Nuestra madre tenía leucemia y le diagnosticaron COVID-19 hace unas semanas. Cuando se le informó de la muerte de nuestra madre, Jihad estaba enojado y en negación».

El apoyo de las redes sociales.

Han sido muchos los que, quisieron dedicar unas palabras a su protagonista. A continuación está el tuit que hizo que esta historia se volviera viral:

Dice: «El hijo de una mujer palestina infectada con COVID-19 subió a su habitación del hospital para sentarse y ver a su madre todas las noches hasta que falleció».