web analytics

Una escena de ‘El Príncipe de Bel-Air’ arrasa en plena polémica sobre el racismo en las series

Desde hace tiempo se lleva dando vueltas a la falta de diversidad racial y el racismo en algunas producciones audiovisuales que forman parte de nuestro imaginario. Ahora, tras el asesinato de George Floyd, y las protestas que se han multiplicado por todo el mundo, las series y películas de nuestra infancia vuelven a estar en un lugar incómodo.

Uno de los sucesos más comentados fue el anuncio de HBO Max de que retiraban la cinta Lo que el viento se llevó de su plataforma, por su contenido racista. Eso sí, avisaron que volvería a estar disponible en el catálogo con una reflexión sobre el contexto histórico y las representaciones racistas de la película.

Un caso diferente ha sido el de la retirada por parte de la BBC y Netflix de la serie Little Britain, por incluir varias bromas racistas y blackface —cuando una persona blanca se disfraza y pinta de negra, generando una caricatura—.

En medio de este revuelo, la creadora de Friends, Marta Kauffman, ha pedido perdón por “no apostar lo suficiente por la diversidad en la serie”. Esto último ha provocado que muchos tuiteros hayan hecho la comparación con El Príncipe de Bel-Air, quejándose de que en dicha serie la “diversidad de blancos” brillaba por su ausencia.

Para contrarrestar estas críticas, el usuario de Twitter @TuPanaFresco recuperó una brillante escena de la serie protagonizada por Will Smith. La secuencia tiene un importante mensaje sobre el racismo y la violencia policial en Estados Unidos… y desgraciadamente, es tan vigente ahora como cuando se emitió hace 30 años.

La escena pertenece al capítulo 6 de la primera temporada de la serie, emitido el 15 de octubre de 1990. En ella, Will y Carlton discuten sobre el motivo por el que la Policía les ha detenido en la autovía. Para Carlton, el motivo es claro: conducir demasiado lentos cuando trataban de encontrar la salida de la autovía. pero Will ve otro motivo.

“De acuerdo nos detuvieron porque íbamos demasiado despacio. ¡Nos saltamos el límite mínimo! Pero en mi vida había oído hablar de esa ley, pero sí de otra: si ves a un tipo negro conduciendo algo que no sea un monopatín detenlo porque seguro que es robado. Esa sí lo conozco, pero qué equivocado estaba. Pensaba que era la ley del negro cuando era la del límite mínimo. Gracias por contármelo”, reflexionó irónicamente Will.

Carlton le responde: ”¿De qué te quejas? Cumplían con su deber, nos arrestaron unas horas y papá aclaró las cosas. Eso es todo, el sistema funciona”.

Esto enfada más todavía a Will, que trata de explicarle lo que hay detrás del comportamiento de los agentes.

“Espero que te guste el sistema porque tendrás que soportarlo durante toda tu vida […] Ningún mapa te salvará, ni el Club Glee, ni siquiera tu maravilloso barrio en Bel-Air, ni tu papá. Cuando conduces un coche en un barrio desconocido eso da igual. Solo se fijan en una cosa”, le recrimina refiriéndose al color de piel.

Tras marcharse Will, aparece su padre. Carlton hace otra reflexión. “Papá, si fueras Policía y vieras a un coche que va a 15km/h, ¿le pararías?”, le pregunta. A lo que su padre responde: “Me pregunté lo mismo la primera vez que me pararon”.

La reflexión sobre la persecución sistemática a las personas negras por parte de la Policía en Estados Unidos ha provocado los aplausos en Twitter:

Y a ti, ¿qué te parece?