web analytics

Ana Rosa sorprende por defender a quién menos se esperaba su audiencia

Ana Rosa Quintana vuelve a ser centro de la polémica, ha ocurrido durante su programa, cuando se encontraban debatiendo sobre las polémicas manifestaciones que se produjeron el pasado miércoles en el barrio de Salamanca.

Varios vecinos de este lujoso barrio salieron a la calle a protestar contra el Gobierno, lo hicieron saltándose por completo todas las distancia de seguridad, sin pedir ningún tipo de permiso y sin respetar las normas.

Un acto que ha generado un debate, la colaboradora Patricia Pardo argumentaba: “Nosotros no estamos aquí denunciando el hecho de protestar contra el Gobierno. Cada uno es libre de expresar sus ideas, sus opiniones. Lo que estamos denunciando es que no se puede hacer de esta manera. A las 20:00 horas, sin distancia social… porque lo que están haciendo es provocar seguramente un nuevo foco de contagio”.

1 49

Pardo también aseguraba que le parecía estupendo que los vecinos sacaran las banderas, pero que el problema no era ése. “A mí, particularmente, me enorgullece la bandera de España, pero si son tan patriotas, una manera de demostrar ese patriotismo, ese amor hacia sus compatriotas, es respetar la distancia social y no provocar un nuevo contagio».

Entonces Ana Rosa Quintana intervenía cuando Pardo explicaba que la policía había realizado hasta doce propuestas de sanción: “¿Con qué motivo?”, decía la presentadora, que también dejaba en el aire otra pregunta: «¿A mí quién me puede decir que no puedo ir paseando con mi cacerola?«.

Pero Pardo le repetía que la cuestión de fondo no eran las reivindicaciones, si no el hecho de que lo hicieran poniendo gravemente en peligro la salud de todos, y no solo por no guardar las distancias de seguridad: “Muchos de ellos no llevaban ni mascarillas ni guantes.”

Sin embargo, Ana Rosa, insistía en preguntar hasta qué punto las autoridades podían impedir que se produjera una manifestación cívica en la calle, si se guardaban las medidas de seguridad pertinentes. El resto de colaboradores presentes intentaban hacerle ver, de nuevo, que esa no era la situación que se había producido.