web analytics

Ana Obregón, marcada por la tragedia tras perder a sus dos grandes amores a los 27 años

Tras más de dos años de lucha contra el cáncer, Álex Lequio, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, fallecía este miércoles a los 27 años en una clínica de Barcelona en la que estaba recibiendo tratamiento desde hace unos meses. Una muerte que ha dejado destrozada a todos sus familiares, especialmente a su madre, Ana Obregón que, hasta el final, tenía la esperanza de que su hijo se recuperase.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

No es la primera vez que la artista se enfrenta a la muerte de un ser querido tan joven. El 3 de diciembre de 1989 fallecía el jugador de baloncesto Fernando Martín Espina en un trágico accidente de tráfico. Tenía 27 años, jugó una temporada en la NBA, y con su juego el Real Madrid era dominante en todas las canchas de España.

En aquel momento, el deportista mantenía una relación sentimental con Obregón, quien se quedó destrozada tras el fallecimiento del «gran amor de su vida», tal y como ella ha reconocido en numerosas ocasiones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

Han sido varios los hombres que han pasado por la vida de Ana Obregón, pero de todos ellos, su gran amor, según sus propias palabras, fue el baloncestista Fernando Martín, al que conoció cuando trabajaba en Hollywood. De hecho, durante una entrevista la actriz llegó a reconocer que en una ocasión acudió a la famosa médium Anne Germain para comunicarse con su amado.

1 47

En sus memorias Ana Obregón aseguraba que la madre de Fernando: “Defendió siempre que nuestros ojos nos anclaron el uno al otro. Y para siempre. Nunca había creído en los flechazos… y, sin embargo, lo que sentimos Fernando y yo, fue un flechazo desde el primer momento. Todo mi cuerpo se estremeció cuando me besó. Fue intenso, pasional. Al tener sus labios junto a los míos, sentí que besaba la vida y que sus labios serían los últimos que besaría jamás”.

Ana y Fernando mantuvieron cuatro años de apasionada relación. “Sentí que alguien, por fin, me quería de verdad. Me enamoré, y cuando tenía a la mejor agencia de allí y una serie a punto de empezar. Me pudo el corazón y volví”, hablando de su vuelta a España. “En absoluto. El tiempo que pasé con Fernando y aquellos besos no me los quita nadie. Los recuerdos no me los quita nadie. Los recuerdos de amor y de cariño son mejor que ninguna serie en América”, aseguró.