Los consejos para sobrevivir al aislamiento de un marinero que han revolucionado Twitter ¡son fantásticos!

En estos días las redes sociales nos están siendo de gran ayuda para todos, esto es lo que ha hecho un tuitero @angabantxo, de nombre Andoni, quien ha querido compartir con todos sus consejos como marino, para que el aislamiento por el coronavirus no se haga cuesta arriba.

“Tengo experiencia en eso de no poder salir”, explica, sin querer suplir la labor de los psicólogos, el tuitero nos da consejos que nos pueden venir muy bien.

“Lo peor con diferencia cuando estamos en la mar es cuando no tenemos trabajo”, apunta. De esa manera, la mente está ocupada y no estás “comiéndote el coco”. Entre otras cosas propone hacer deporte (“que se puede hacer mucho sin salir”), leer, estudiar o aprovechar “para reparar ese grifo que lleva meses goteando”“Lo que sea, pero hazlo.»

Andoni recalca también la importancia de no aislarse: “Cuando estamos en la mar, las llamadas a casa son vitales para mantener la moral”. “Mantén el contacto a diario. Es mucho más importante de lo que parece. Y si no estás solo, apóyate y apoya a los que estén contigo”.

“Si tienes a tu pareja en casa, aprovecha para conocerla. No es ningún chiste

La higiene es otro punto importante que no hay que descuidar. “Os sorprendería la cantidad de gente que se abandona desde el punto de vista de la limpieza. Y afecta”.

“No pasa nada por beberse una cerveza de vez en cuando, pero no te refugies en el alcohol. No se trata de salvarse del coronavirus para morir de cirrosis”, también nos aconseja que no nos pasemos con las comidas: “Si os gusta cocinar, cocinad, pero si estáis dos, cocinad para dos”.

En cuanto al sueño, su indicación es dormir las mismas horas que de costumbre y no empezar a echar siesta si no se hacía: “Además, si echáis una siesta larga, luego cuesta horrores dormir en condiciones a la noche, y no hay nada peor que estar haciendo teletecho”.

 “No pongas fechas. Siempre plantéate que vas a volver a la normalidad en más tiempo del previsto. Si te mentalizas en que todo acaba el 1 de abril, y luego se alarga al 5, esos 4 días son un infierno”.

“No te plantees como una desgracia estar encerrado. Aprovecha el momento, vívelo como algo que no puedes cambiar, pero sí puedes convertir en una experiencia nueva. Y cuando salgas, disfruta”, termina.