web analytics

Atocha abarrotada en la primera jornada de restricciones por el coronavirus

España amanece este lunes después de la entrada en vigor de las restricciones impuestas por el Gobierno.

Vagones de trenes abarrotados, andenes repletos de viajeros esperando su tren y largas esperas por la reducción de la afluencia del transporte público. Para sorpresa de muchos, así ha amanecido España después de entrar en vigor las restricciones impuestas por el Gobierno el pasado sábado en Consejo de Ministros.

En ellas se limitaba la circulación de personas a lo imprescindible, tratando de fomentar el teletrabajo para los que puedan para que no se extiendan los contagios por coronavirus.

De acuerdo con este decreto, el nivel de ocupación de trenes, metro o autobuses no puede superar un tercio de la capacidad máxima. Pero esto está siendo imposible a primera hora.

Las quejas en las redes sociales son continúas, ya que aparte del alto volumen de pasajeros, los trenes Renfe en Atocha pasan cada más de 20 minutos. Cuando llegan, la concentración de gente es tal que no se puede mantener la distancia de seguridad también recomendada por el Gobierno.

Además, se ha rebajado a la mitad la oferta de los servicios de transporte público de viajeros por carretera, ferroviarios, aéreos y marítimos de competencia Estatal, con la excepción de Cercanías ferroviarias.

La oferta, en principio, iba a ser mayor para garantizar la movilidad en las condiciones que aconsejan las autoridades sanitarias. Sin embargo, esto no parece haberse producido.

Así se quejan los españoles de cómo está Atocha y el Metro de Madrid esta mañana:

Pero no solo en la capital se pueden ver estas imágenes. En Barcelona, a primera hora de esta mañana, los vagones están llenos en las líneas más habituales, como la L-5 o la L-1, que también cuentan con reducción del servicio.

¿Qué te parece a ti?