12 historias de niños que fueron accidentalmente olvidados por sus padres, como «Solo en casa» pero real

Recientemente, algunos internautas recordaron un video viejo en el que parecía que Kim Kardashian casi se olvida a su hijo en el hotel. Esto llevó a que muchos recordaran en las redes sociales ocasiones en las que fueron olvidados cuando eran pequeños.

1.

Tenía más o menos 11 años cuando mis padres me olvidaron en la biblioteca. Mi mamá estaba muy triste, ¡pero probablemente fue el mejor día de mi vida!

2.

Uno de los recuerdos más brillantes de mi infancia. Estaba oscureciendo afuera. Me perdí. Un chico joven se acercó a mí, llamamos desde un teléfono público a mi abuela, y mientras la esperábamos, este chico me llevó a un parque de diversiones. Era una noche de verano. Todo estaba cerrado. Pero convenció al guardia de que pusiera una atracción en marcha para mí. Me preguntaron si tenía miedo de caerme. Tenía miedo, pero me subí sola a una gran atracción en la oscuridad. ¡Todavía recuerdo mi éxtasis!

3.

Un día, mis padres buscadores de setas, me dejaron durmiendo en el carrito anexo de una motocicleta en el bosque. En ese entonces, yo tenía 3 años. Me desperté y logré salir. Con los años, en mi interpretación, esta historia sonaba así: los padres que no me encontraron en el lugar se preocuparon y comenzaron a buscar en el bosque. Después de 3 horas, decidieron ir a la aldea en busca de ayuda. Y en ese momento, los padres desesperados, en las afueras del bosque, vieron una figura solitaria en los rayos de la puesta del sol con una mano levantada, como haciendo el dedo. El pequeño hombre valiente no tenía nada de miedo ni lágrimas. Recientemente, mi esposa, cansada de esta historia, decidió preguntar a su suegra los detalles de la historia. Y esta le dijo: “Sí, este niño realmente se salió y fue atrapado a 10 metros de la moto. Ni siquiera llegamos a asustarnos”.

giphy 1

4.

Mi padre me llevaba a la guardería, hacía mucho frío afuera, estaba envuelta en un abrigo de pieles, tenía un sombrero y una bufanda que me cubría casi toda la cara. Mi madre me abrigó muy bien. Papá caminaba muy rápido y, en una de las curvas, me caí del trineo, y papá siguió su camino. Una mujer que iba detrás de nosotros le gritó que había perdido a la hija.

5.

Una vez, cuando éramos niños, volvíamos de la cosecha, y nuestro carro se rompió. Mientras mi tío reparaba el carro, me dijeron que bajara de la montaña, porque la montaña era empinada y era peligroso bajar en un carro. Bajé, y abajo había un siega del heno de otro paisano. Él también se iba a casa, y sin dudarlo, subí a su tractor y me fui. Mis tíos me buscaban hasta que oscureció, y cuando regresaron a la aldea para juntar a la gente y volver al bosque, descubrieron que estaba sentado y bebiendo té con mi abuela. Se enfadaron mucho.

6.

Somos 5 hermanos, soy la más joven y mis hermanas me traían a casa. Siempre me iban a buscar temprano. Un día, ya eran las 18:00, pero nadie llegaba a buscarme. Una hora después y nada. No existían los celulares en esta época, nadie atendía el teléfono en casa. Se decidió llevarme a casa. Íbamos con la maestra, estaba contenta con pasar tanto tiempo afuera de mi casa. Llegamos a mi casa, tocamos el timbre, abrió mi mamá preguntó sorprendida: “¿No estabas en casa todavía?”. Se disculpó con la maestra y me hizo entrar. Todos fueron castigados. Todos pensaron que no era su turno de buscarme, y se olvidaron de mí, todos se olvidaron, y mi ausencia en casa no molestó a nadie. Me dolió mucho.

7.

Mi padre olvidó venir a buscarme al jardín de niños. Y eso no me molestaría, pero mi hermano y yo tenemos una diferencia de 14 meses y él va al mismo jardín. Sí, recogió a mi hermano y se olvidó de mí.

8.

Cuando tenía alrededor de 6 años, estábamos en el aeropuerto y casi salíamos hacia Australia de vacaciones familiares. Tomaba la mano de mi madre (eso creía) hasta que levanté la cabeza y vi que era la mano de una mujer extraña. Lo más interesante es que ella pensó que yo era su hijo, mientras que mi madre tomó la mano de su hijo.

giphy

9.

La amiga de mi tía es una de esas personas que son mejores en la escuela, que la terminan a los 16 y luego obtienen un doctorado a los 24. Pero es más famosa por haber olvidado una vez a su hijo en el carrito de un supermercado. Afortunadamente, se dio cuenta de esto antes de irse al estacionamiento, y todo estaba bien con el niño.

10.

Una vez fui al bosque a buscar un erizo. Mi sueño era tener un erizo. Por la tarde, me di cuenta de que me había perdido. Me fui por la mañana y volví por la mañana. En 2 días. Hice una pregunta razonable: “¿Por qué carajo no me buscaban?”. Mis padres respondieron algo como “Eeeeh…”. Parece que no me querían mucho.

11.

Yo era el único hijo, por lo que nunca me olvidaban en el jardín. Y un día, a las 18 comenzaron a llevarse a los niños. Yo estaba sentado dibujando, y el grupo disminuía de a poco. A las 19, nos quedamos con otro chico. Al final, se llevaron a este niño también, y yo todavía estaba dibujando. No teníamos un teléfono fijo, menos aún teléfonos móviles. Mi maestra decidió llevarme a casa personalmente. Tocamos el timbre. Nadie abrió. Tocamos nuevamente, nadie contestó, aunque sonidos provenían del departamento. Por fin, mi madre abrió la puerta y nos miró sorprendida, con ojos llenos de lágrimas. Al darse cuenta de lo que había pasado, comenzó a pedir disculpas a la maestra. Cuando se le preguntó por qué lo había olvidado, respondió que estaba viendo un capítulo de El clon.

12.

Nunca me olvidaron en la guardería, ya que siempre me cuidaba mucha gente. Pero recuerdo claramente que, entre los chicos, se consideraba genial si eras uno de los últimos en irse del jardín. Siempre fui una de las primeras, pero un día me tocó ser la última. Éramos los 5 últimos, hablábamos de la vida y de a poco nos iban recogiendo. Y cuando el último niño se iba, me dijo que fuera fuerte y que debía esperar.

Y a tú, ¿alguna vez te ha pasado algo similar? Cuéntanoslo en los comentarios.