web analytics

El discurso de un concursante de ‘First Dates’ contra el estigma del VIH que ha removido conciencias

Una cosa está clara sobre First Dates: el programa se caracteriza, entre otras cosas, por visibilizar perfiles muy diversos entre quienes acuden a buscar el amor. Algo que no solo da lugar a situaciones cómicas, ya que en ocasiones ayuda a dar a conocer las experiencias de personas transexuales, o poliamorosas.

Pero en esta ocasión, el momento más aplaudido del programa ha tenido a Antonio Hernández como protagonista. Se trata de un profesor de yoga sevillano de 35 años que al entrar en el programa se sinceró con Carlos Sobera.

Hernández contó cómo dejó de ser profesor y se marchó a la India a vivir con monjes budistas después de tener una crisis de valores: «Al saber que era seropositivo, que soy portador del VIH, tuve una crisis personal bastante grande que desembocó en un proceso de desarrollo personal muy bonito», le relató a Sobera.

Según explicó, en ese momento «tenía un montón de miedos: a la privacidad, al rechazo, al qué dirán… temores que intentaba no ver, pero el VIH le obligó a plantarles cara». Pero Hernández dio un mensaje de positividad: «Por una respuesta negativa que haya tenido, he tenido 200 positivas», aseguró.

Sin embargo, el profesor matizó que aún queda mucho por hacer:

«Todavía falta mucha visibilidad, se necesita que hablemos mucho de esto y que se transmita el mensaje de que siendo seropositivos, hoy día, con los tratamientos que tenemos, se llega a ser indetectable. Eso significa que es instransmisible, yo no puedo transmitirlo de ninguna manera».

«No todo el mundo está preparado, pero debemos ser visibles. Solo con la visibilidad la gente nos entenderá», dijo finalizando su conversación con Sobera y a punto de dirigirse a su cita. Durante esta, continuó la tónica de tolerancia: Antonio Manuel, la persona con la que cenaba Hernández, no mostró ninguna preocupación al enterarse de que su cita a ciegas tenía VIH.

«No, cuando era más joven, iba a una fundación a dar clases en las escuelas y demás. Es algo de lo que voy informado», respondió Antonio Manuel cuando Hernández le preguntó si tenía algún problema con ello.

Fue entonces cuando Hernández confesó que, curiosamente, su circunstancia se había convertido en su mayor fortaleza: «Lo primero que me dijo el médico es que me iba a morir de viejo. Pero luego venía la parte social. Ahí venía el mayor miedo. Y también lidiar con el rechazo. Me han rechazado varias veces por esto», dijo.

En la cita también hubo sitio para la comicidad, ya que Hernández bromeó diciendo que le habían «rechazado más veces por ser vegano que por ser seropositivo». Posteriormente, quiso recordar la labor de quienes reivindicaron la visibilidad del colectivo:

«Como persona homosexual y joven, tengo tanto que agradecer a la gente que ha dado la cara por mí hace 20 o 30 años… yo lo he tenido más fácil por los palos que se llevaron los anteriores. Decidí que esta iba a ser mi lucha».

Después de esto, ambos coincidieron en querer compartir una segunda cita… en una clase de yoga.

Después de la cita, el público del programa se volcó en Twitter agradeciendo que llevaran a Hernández al programa, y que diera un mensaje tan positivo. El propio Hernández quiso agradecer desde su cuenta:

¿Qué os parece a vosotros?