web analytics

El detenido por la desaparición de Marta Calvo confiesa lo que hizo con el cuerpo

Después de casi un mes de búsqueda, Jorge, el principal sospechoso de la desaparición de Marta Calvo, se ha entregado a las autoridades en la localidad valenciana de Manuel. El joven, narcotraficante con numerosos antecedentes delictivos, se ha autoinculpado por la desaparición de la joven valenciana el pasado 7 de noviembre.

A Jorge se le perdió el rastro el 12 de noviembre, cuando acudió a la localidad valenciana de El Puig para entregarle el coche a un amigo para desguazarlo. De acuerdo con ABC, el detenido ha confesado a los agentes qué hizo con el cadaver.

De acuerdo con su relato, Jorge, colombiano de 27 años con un largo historial delictivo, arrojó el cuerpo de Marta a un contenedor. En el pasado cumplió condena en Italia por tráfico de drogas y, después de salir en libertad, volvió a España.

Aquí fue investigado el pasado abril por la muerte en extrañas circunstancias de una trabajadora sexual en un piso de Valencia. Además, fue detenido este mismo año por resistencia a la autoridad después de protagonizar una persecución policial.

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ya había explicado que la principal hipótesis que se baraja es que la joven hubiera sido asesinada. Fulgencio aseguró que los investigadores no consiguieron dar con el paradero de Marta Calvo aunque «la principal hipótesis es que Marta no solamente desapareció sino que sufrió una agresión violenta que podría haber acabado con la vida de Marta».

El último rastro de Marta Calvo.

A Marta Calvo se le había perdido la pista el pasado 7 de noviembre a las 5:55 horas de la madrugada, después de citarse con un desconocido. A esa hora mandó su ubicación a su madre por seguridad, siendo este el último rastro de vida de la joven.

La madre se desplazó desde Valencia hasta la localidad de Manuel después de que su hija no respondiera a los mensajes ni a las llamadas. La mujer llegó a la casa desde la que su hija le había mandado la ubicación antes de desconectarse el móvil.

La mujer localizó la vivienda, e incluso llegó a hablar con el hombre para preguntarle por el paradero de su hija. El sospechoso le aseguró que no conocía a ninguna joven con ese nombre.

Después de preguntar a varios vecinos y, al no poder encontrarla, presentó la denuncia por desaparición.