20 compras que los internautas llamaron el desperdicio de dinero más grande de sus vidas

No hay una sensación peor que comprar algo, y lamentarlo casi al instante. Aunque a veces estos errores son divertidos, también hay ocasiones en las que literalmente nos hacen llorar. Esos momentos en los que nos prometemos a nosotros mismos que “nunca jamás en la vida”.

Atento a estos ejemplos, porque puede que te enseñen qué cosas no hay que comprar. Esperamos que no tengas que enfrentarte a algo como esto.

Cama para el gato

“Nunca más. Podría conseguir el mismo resultado utilizando la caja de Amazon”

Modelo de auto no verificado

“Una vez compré un Chevrolet Sonic para mi esposa (en aquel momento era un modelo recién lanzado al mercado), pero se le dañaron muchas piezas grandes y pequeñas. Siempre pensé que los autos Chevrolet eran muy confiables, pero aquella vez fue un fracaso”.

Furby

“Me parece que se despiertan en medio de la noche y, hablando en su lenguaje furby, traman algo macabro. Esto es simplemente horrible”.

Mascarilla de tomate para el rostro

“Compré esta mascarilla solo por curiosidad, para probarla. Pero cómo arde la cara después de su uso…”

Peppa pig

“Todo lo que dice es «¡Hola, soy Peppa Pig!», me dan ganas de apagarla y tirar a la basura”.

Exfoliante con partículas de huesos de albaricoque

“No exfolia, sino que raspa la piel como una lija”.

Chile habanero

“Para calmar el ardor en mi boca, tomé un vaso de leche y pensé que se había terminado. Pero la capsaicina de la pimienta penetró en mis intestinos, y también comenzó a arder. Corrí al baño, sintiendo que alguien estaba agitando una caja de hormigas rojas de fuego dentro de mis tripas, y luego vertió acero fundido…”

Impresora de inyección de tinta

“Probablemente, en toda mi vida, compré una docena de impresoras de este tipo. Siempre se quedan sin una u otra tinta sin la cual es imposible seguir trabajando. Afortunadamente, hace un par de años cambié a una impresora láser y ahora nunca volveré a la de inyección”.

Queso vegetariano

“Me encanta el queso, y estos productos veganos no se parecen nada a él. Cualquiera que intente discutir conmigo, le pediré que guarda su opinión para sí mismo”.

Muebles de vidrio

“La mesa de cristal de IKEA me sirvió durante aproximadamente 2 años, hasta que una mañana repentinamente explotó en pedazos pequeños. No quedaba una sola partícula que fuera más grande que mi uña. Tardé varios días en limpiar la casa de los vidrios”.

Bastoncillos de algodón baratos

“Cuando los sacas de la cajita ya no tienen nada de algodón”.

Robot aspirador

“Arrancó las cortinas, tumbó el televisor, provocó el pánico de los perros — lo hizo sin aspirar más del 30% de la superficie de la alfombra. Y luego se quedó atrapado en el rincón”.

Palomitas con sabor a tocino

“Además de tener un sabor horrible: después de ellas, toda mi casa olía como si alguien se estuviera echando gases. No bromeo, el olor permaneció en mi casa durante varios días”

Habitación de hotel muy económica

“Hace muchos años nos fuimos a Miami y tuvimos que alojarnos en una habitación barata. Un par de veces vino la policía para detener a las personas de las habitaciones vecinas, pensé que nos matarían antes de irnos de viaje. Ahora elijo habitaciones solo en hoteles decentes, incluso si son más caros”.

Muebles con descuento

“La madera era tan suave que accidentalmente la rasqué varias veces con la uña. Ahora ya no puedo desarmar el marco de mi cama. En general, me sorprende que haya sobrevivido a la mudanza, pero definitivamente no va a poder con la otra”.

Bolsas de basura baratas

“Solo créeme y compra las que cuestan un poco más. Valen la pena”.

Manopla de cocina comprada en la tienda de bajo costo

“No sé por qué, pero me quemo más las manos con esta manopla”.

Calzado barato

“Deforma y daña los pies, después de un par de usos se tira a la basura”.

Crema de depilación

“Por primera vez en mi vida hice todo de acuerdo con las instrucciones en la caja (generalmente no lo hago) y fui recompensada con 10 días de infierno. Mi piel estaba roja, ardiendo y cubierta con terribles erupciones pequeñas. Tenía que literalmente empaparme en el aceite de coco para poder trabajar tranquilamente en lugar de rascarme cada 5 segundos”.

Khli marroquí

“Amigos, en pocas palabras, esto no es nada más que carne podrida. Ni siquiera intenté comerla: solo el olor era asqueroso. Tuve que tirar la olla que utilicé para cocinar y dejar las ventanas abiertas toda la noche (y esto es en pleno invierno). Aun así, el olor se quedó en el departamento por unos cuantos días”.

Papel higiénico de una sola capa

“Nunca más. Me merezco algo mejor. No deberías ahorrar en papel higiénico. Además, comprando el papel de una capa no ahorrarás dinero, ya que se rompe y tienes que usar mucho más papel de lo habitual”.

Doritos con sabor a chile y limón

“Resultaron tener una trampa. Al principio no parecían picantes, comí unas cuantas piezas, y casi ningún efecto. Así es hasta que comes la mitad del paquete… después de esto tu boca se convierte en una olla del infierno”.

Utensilios para el aseo personal femenino

“Prefiero maquinillas de afeitar para hombres, desodorantes, gel de ducha y todo lo demás. Cuestan la mitad y se gastan dos veces más lentamente que todos los productos similares para mujeres”.

Y tú, ¿recuerdas alguna cosa que prometiste no volver a comprar en tu vida?