web analytics

Acusan a la pechuga de pavo de Mercadona de ser «peligrosa» y Mercadona responde tajántemente

Ni el Jamón de York ni la pechuga de pavo son alimentos que no debemos comer con frecuencia ¿por qué? estamos hablando de carnes procesadas, un alimento que nos han «vendido» como un producto más sano de lo que realmente es, pero una cosa no quita a la otra, su seguridad está garantizada a través de estrictos controles de calidad antes de llegar a las estanterías para que el consumidor final pueda comprarlos.

En los últimos meses, ha habido un bulo que no ha parado de compartirse por las diferentes redes sociales,  el bulo habla sobre la pechuga de pavo de Mercadona, afirmando que contiene algunos aditivos, como el E-407 (conocido como carragenina) o el nitrito de sodio (E-250), altamente dañinos para nuestro organismo.

Una publicación que ha  compartida más de 19.000 veces en Facebook en tan solo dos meses

Los aditivos aumentan la vida útil de un alimento, potencian su color o realzar su sabor, siempre han estado en el punto de mira, pero hay que resaltar que son componentes seguros. Para ello pasan un proceso de calidad garantizando que no generan problemas para la salud.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reevaluó la seguridad del espesante el año pasado y concluyó que «no se han detectado efectos adversos en estudios de toxicidad crónica en ratas de hasta 7,5 mg/kg por día, la dosis más alta probada» y que «no hubo preocupación con respecto a la carcinogenicidad del carrageno». Beatriz Robles, especialista en seguridad alimentaria, explicó en declaraciones a La Vanguardia, que se trata de un aditivo sobre el que «nunca se ha generado polémica más allá de la aversión que produce el nombre».

Por otro lado, hablemos de los nitritos, estos aditivos son utilizados en las carnes procesadas como el pavo o el jamón de York ya que favorecen ese color rosa tan característico y también ayudan a su conservación e impiden que proliferen ciertas bacterias. Las más populares son la Clostridium botulinum, responsable del botulismo, o la Listeria, microorganismo tras la listeriosis.

Es cierto que un consumo elevado de nitritos puede llegar a provocar que en nuestro cuerpo se desarrollen las nitrosaminas, unos compuestos químicos que son carcinógenos. Sin embargo, tal y como apuntó Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, la EFSA también reevaluó la peligrosidad de los nitritos hace un par de años y concluyó que eran seguros a los niveles a los que estamos expuestos.

Por lo que para concluir: el hecho de que un determinado producto esté elaborado con un aditivo u otro, no lo hace en un alimento peligroso para la salud. Salvo en alguna excepción, como el brote de listeriosis originado en Sevilla el pasado mes, todos los productos del supermercado son seguros. Mercadona también quiso desmentir que comercializaran la carne afectada en Sevilla: