14 cómics sobre la diferencia de percepción del primer y segundo hijo

Todas las madres y los padres saben lo diferente que es la crianza del primer hijo… comparada con la de los hijos posteriores. Y es que no solo se suma la cantidad de niños, sino también la experiencia de los padres. Y, por supuesto, su sentido del humor.

El parto del primogénito es el miedo a lo desconocido. Y el del segundo, la aceptación de lo inevitable.

El primer hijo proporciona un conocimiento inestimable que hace que la vida con el segundo sea mucho más fácil.

Cada paso del primer bebé se registra detalladamente, lo que no se puede decir sobre el segundo hijo.

Y los logros del primogénito reciben mucha más atención.

Comprar la ropa para los pequeños es un clásico de todos los padres.

Y solo se vigila a los microbios con el primer pequeño.

La seguridad del primer y segundo hijo son dos historias diferentes con la participación de los mismos padres.

Y la palabra “riesgo” se percibe de maneras diferentes.

Y la primera comida siempre se cuida con mucha atención solo con el primogénito.

¡La percepción del nivel de “limpieza” del primer y segundo hijo es muy diferente!

En cuanto aparece el segundo bebé, el primero aprende a olvidarse de su tranquila vida habitual.

Con el aumento de la cantidad de niños, en el cuerpo de los padres se establece un saludable nivel de distensión.

Porque siempre están en buena compañía.

Y todo el cansancio, las preocupaciones y las noches sin dormir no son nada en comparación con la alegría que los hijos les regalan a sus padres.

Fuente.

¿Qué le agregarías a esta recopilación de diferencias entre el primer y segundo hijo?