web analytics

Restaura fotografías “sin arreglo”, y los resultados son espectaculares

A veces se le pide a los profesionales peticiones casi imposibles. Por ejemplo, restaurar con Photoshop fotos familiares dañadas. Algunas de esas fotos están seriamente destrozadas, pero a Michelle Spalding le gusta este tipo de desafíos.

La mayoría de las imágenes son muy preciadas para el cliente, y muchas veces, es la única foto de un ser querido o familiar que queda.

La única foto de esta mujer de niña y la única imagen de sus abuelos.

La imagen original está a la izquierda. A la derecha está la imagen tras reducir el contraste adyacente en las rajas y roturas, y rellenándolos usando muestras de píxeles adyacentes. Esto se puede hacer en Photoshop, con herramientas como el relleno “content-aware” o el “healing brush”.

Sin embargo, en áreas donde el detalle meticuloso es algo crítico, como las caras, Spalding prefiere hacerlo manualmente a ojo. De esta manera, se mantienen intactos el mayor número de píxeles no dañados.

La imagen de la izquierda muestra la capa de muestras de grises usada para rellenar las rajas y roturas. A la derecha, el verde indica las áreas donde faltan datos. Como se puede ver, no es tanto daño como sospechábamos. Cuando rellena las rajas, trabaja en una capa separada y rellena solo las zonas donde falta emulsión.

No pinta sobre las zonas intactas de la foto y no integra el relleno con las áreas de alrededor.

La mayor parte de las pérdidas son en zonas que Spalding llama “no críticas”, ya que no hay gran cosa en lo que se refiere a rasgos identificativos. Esos sí, hay que tener cuidado en evitar las transiciones en estas zonas, ya que estropearían la cara.

Las zonas amarillas son donde se han perdido detalles críticos. Esas zonas contribuyen significativamente a la apariencia de la persona, y son zonas difíciles de restaurar, pero son bastante pequeñas en comparación con el tamaño de la cabeza.

Otra cosa a la que merece prestar atención son las zonas de daño “a grandes rasgos”. Escanear una foto dañada a menudo deja resaltos y sombras que pueden hacerte equivocar.

Las líneas de puntos señalan dónde estaba el mayor daño y donde tuvo que prestar atención al sombreado, distinguir lo que es la foto de las sombras causadas por el escáner. El conocimiento de anatomía es crítico en este punto, para poder equilibrar el sombreado de forma que sea consistente con la forma del cráneo y la carne. Normalmente Spalding lo desdibuja —y luego lo deshace— para poder ver mejor la forma.

La imagen de la izquierda es lo que creo que es una reconstrucción bastante buena del caballero de la foto. Llegó a ese punto usando técnicas de sampleado —manual y digital—, y mezclando usando las brochas más pequeñas con la función dodge/burn. A partir de ahí, creó detalles en los rasgos que eran tanto genéricos como adecuados en el contexto de los otros rasgos —derecha—. Aquí es donde ayuda el conocimiento de anatomía e ilustración en la restauración.

Puede que no siempre se consiga una meticulosidad “histórica”, pero al final el resultado estará más cerca de la apariencia real que usando otras técnicas de reparación. Spalding reserva los trucos para zonas de la imagen que no sean críticas, como ojos, nariz y boca. Trabajar píxel a píxel es tedioso, pero los resultados pueden ser muy satisfactorios.

Tubos borrados de la foto de un bebé.

Reparación de la única foto de juventud de la madre de un cliente.

Este hombre solo tenía esta foto de su madre, que murió al darle a luz.

Foto familiar de principios del siglo XX.

Un gato destruyó la foto de su tío favorito.

Pérdida de emulsión reparada en la única foto de la infancia del la clienta.

Restauración de una foto antigua con una gran sombra.

La única foto de un ancestro en su niñez.

Reparación y coloreado de un familiar fallecido hace tiempo.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros?